Una persona solidaria es quien se solidariza con otras personas y con sus causas e intereses. El cannabis y sus usuarios son solidarios por naturaleza. Compartimos nuestras experiencias, nos ayudamos entre cultivadores cuando alguno tiene una duda o problema, nos prestamos sustrato, macetas y regalamos clones siempre que podemos. Porque sabemos que el arte de cultivar para consumo personal viene de la mano del amor por la planta, la salud y el bienestar.

La nueva regulación argentina legaliza el auto-cultivo personal y solidario, pero: que quiere decir esto?

Si una persona necesita de los beneficios del cannabis, un cultivador autorizado con permiso podr√≠a cultivar con la intenci√≥n de ayudar a esa otra persona que por alg√ļn motivo no pueda cultivar en su hogar. Puede ser falta de espacio, de conocimiento o de recursos.

 

 

Ya existen varios cultivadores que regalan aceites o ayudan a otros a cultivar sin ning√ļn inter√©s econ√≥mico. Esta ley permite reconocer a estos cultivadores y regular sus cultivos.

Los cultivadores solidarios también pueden ser cooperadoras que provean de productos cannabicos medicinales a quienes no pueden obtenerlos por otros medios.

Es importante destacar que estos cultivadores solidarios solamente podr√°n proveer y ayudar a los pacientes autorizados que por alg√ļn motivo no puedan cultivar por ellos mismos. Los cultivadores solidarios estar√°n autorizados solamente cuando se trate de fines terap√©uticos y medicinales, ya que la nueva regulaci√≥n aun no abarca el auto-cultivos y consumo con fines recreacionales.

 

Publicaciones similares