¿Como hacer para que tus cogollos sean gigantes?

No hay mayor sensación de éxito para el cultivador de cannabis que encontrarse con cogollos gordos y perfectos en el tan cuidado cultivo. No es difícil obtener grandes cogollos si sabés cómo configurar y mantener tus plantas correctamente. Esencialmente, el crecimiento exitoso de cogollos grandes se reduce a manipular el crecimiento de su planta, darle buena luz y asegurarse de que tenga los nutrientes adecuados.

El crecimiento exitoso de las plantas de cannabis se trata principalmente de controlar dónde la planta producirá sus cogollos. Los brotes provienen de nudos donde crecen hojas y ramas del tallo principal. Para obtener los cogollos más grandes, lo ideal es mantener todos los nudos aproximadamente a la misma altura. Las plantas no suelen crecer todos sus nudos a la misma altura de forma natural, por lo que esto requiere cierta intervención del cultivador. Hay dos formas principales de hacer esto:

Poda: cortar los nudos que están más abajo en la planta. Algunos cultivadores tienen dificultades para justificar esto porque se eliminan algunos lugares donde la planta planeaba producir cogollos. Sin embargo, los resultados valen la pena. Cuando los cogollos comienzan a crecer en la parte baja de la planta, no reciben suficiente luz porque la parte superior de la planta les da sombra. Si dejamos esos nodos, la planta desperdiciará energía tratando de alimentar los cogollos inferiores que no tienen posibilidades de crecer mucho. Podar los nudos menores para darles a las flores restantes la mejor oportunidad de crecer es un gran método par asegurarse cogollos grandes.

Entrenamiento: el entrenamiento es la otra forma de mantener todos los cogollos a la misma altura para garantizar que reciban suficiente luz. Las plantas crecen naturalmente de manera desigual, con algunos tallos y ramas que no alcanzan la altura de otros. Para corregir esto, hay que cortar la parte superior de la planta o usar sogas para darle forma y hacer que todas las ramas tengan la misma altura. Cuando las ramas tienen la misma altura, la planta dispersa los mismos nutrientes y ayuda a que cada cogollo reciba la cantidad de luz ideal para un mayor crecimiento.

La iluminación es extremadamente importante. Las plantas tienen que estar lo suficientemente espaciadas para que cada parte de la planta pueda recibir buena luz. Si cultivamos en interior, se puede tener control total sobre la iluminación, por lo que es importante que esté configurada correctamente.

Si buscamos que nuestras plantas produzcan cogollos grandes y abundantes, necesitamos de excelentes nutrientes para mantenerse saludables. El nitrógeno y el fósforo juegan un papel muy importante en la creación de cogollos masivos si se utilizan las cantidades correctas en el momento correcto del proceso. Por ejemplo, el nitrógeno ayuda a que la planta crezca fuerte al principio del proceso. Si la planta tiene un comienzo saludable y crece rápidamente, podrá producir flores más grandes más adelante.

Una vez que la planta empieza a producir sus cogollos, necesita menos nitrógeno. Es en este punto cuando el fósforo será más útil porque ayuda a que los cogollos se vuelvan grandes, pesados ​​y densos. Hay compost y otras cosas que se pueden agregar al suelo durante todo el proceso para ayudar a las plantas, pero lo más importante es comenzar con un suelo excelente.

Las plantas utilizan el carbono (C) del aire (que contiene CO₂) y el hidrógeno (H) del agua (H₂O) para producir carbohidratos. Las plantas luego emiten el oxígeno (O) y almacenan los carbohidratos como glucosa.

En el aire, los niveles de CO₂ suelen oscilar entre 3500 y 4000 PPM. Eso es suficiente para la mayoría de las plantas y es perfecto para darles o que necesitan para producir cogollos más grandes en cultivos de interior. Se les puede proporcionar todo el CO₂ que necesitan asegurándose de que siempre haya aire fresco en el espacio de cultivo.

Una configuración de ventilación ideal tiene: un extractor de aire para eliminar el aire caliente que circula por las plantas (se puede agregar un filtro de carbón para reducir el olor), un ventilador de entrada para llevar aire al espacio de cultivo y ventiladores adicionales para hacer circular el aire a todas las plantas. El aire fresco es crucial para que las plantas produzcan grandes cogollos.

La mejor manera de asegurarse que los cogollos crezcan sanos y gordos es aplicar técnicas, entrenamiento y buena administración de todos los factores que necesitan para crecer, pero por sobre todo la observación del cultivador es lo que difiere entre una planta “básica”, a una extraordinaria. Es la pasión, el cuidado y el detalle del cultivador lo que va determinar que un cultivo proporcione cogollos grandes y gordos, que en definitiva, es lo que todos buscamos. 

😎 Mirá nuestros últimos contenidos..