Si bien como cultivadores disfrutamos de todo el proceso de cultivo de la planta el producto final es lo que mas nos interesa, y para tener los cogollos perfectos que tanto queremos, el suelo que utilizamos es un factor clave.

Hay varios sustratos abonados que ya vienen listos para cultivar pero lo mas importante a tener en cuenta si utilizas uno de estos, es que no se puede germinar directamente en estas tierras.

Entonces, lo que hay que decidir es si vas a utilizar un sustrato abonado de base o si vas a empezar con un sustrato sin fertilizantes y se los vas a ir agregando a la planta cuando sea necesario dependiendo en que etapa de su ciclo de vida este.

Si estas pensando en armar tu propio sustrato hay varias cosas a tener en cuenta. Lo primero es que, aparte de agua, la planta de cannabis necesita de tres nutrientes básicos: el potasio, el nitrógeno y el fósforo. 

Lo primero a elegir va a ser un suelo airoso, permeable y un poco acido, por eso el pH debería estar entre 6 y 6,8. Ya que estamos haciendo el sustrato de cero, elegí un suelo orgánico y de ingredientes naturales. Los suelos orgánicos suelen tener compost, fibra de coco, humus de lombriz, entre otros, que son muy beneficiosos para tus plantas. Si no encontrás un buen suelo base orgánico podes comprar tierra en un vivero pero fíjate que sea un poco acida.

El paso siguiente es enriquecer el suelo y para esto lo ideal es seguir siempre una formula. Nuestra recomendación es que por cada 4 partes de suelo base agregues:

  • 1 parte de hummus de lombriz,
  • 1 parte de fibra de coco,
  • 1 parte de perlita para mejorar el drenaje,
  • 1/2 parte de alguna fuente de nitrógeno (guano) 
  • 1/2 parte de harina de hueso o sangre.

Para las plantas de baja demanda se puede aplicar una cucharada chica (5g) de Azomite por cada 3 litros de compost/tierra/sustrato.

Hay que mezclar bien todos los componentes y mojar el sustrato para lavar un poco los nutrientes y evitar el riesgo de que se quemen los plantines. Por esta razón los ideal es preparar el sustrato con uno o dos días de anticipación y mantenerlo húmedo.

Con dijimos anteriormente, recuerden que no deberían germinar directo en este tipo de sustratos. Las combinaciones de minerales y nutrientes son infinitas y cada cultivador va a elegir lo que más le guste, le sea más accesible o prefiera.

Si te gustó este contenido, también te puede interesar… 

Como saque un permiso para cultivar Cannabis en Argentina