Moscas: Estos insectos aman lamer un ácido que está en algunos hongos salvajes. Lo peligroso es que quedan tan drogadas que son un blanco fácil para los sapos. También se cree que los sapos quedan colocados después de cazarlas y por eso las prefieren.

 

Delfines: El pez globo puede ser muy peligroso, pero a pesar de esto los delfines se arriesgan tomando peque√Īas dosis de la toxina del pez globo para experimentar un subid√≥n.

 

Gatos: La conocida “hierba gatera” hace que los gatos est√©n euf√≥ricos y juguetones. A veces, hasta producen sonidos similares a los que hacen cuando est√°n en celo. Aparte de comerla, tambi√©n se frotan y juegan con ella.

 

 Renos: Cuenta la leyenda que los renos de Papa Noel eran voladores por haber mordisqueado el hongo Amanita muscaria. La verdad es que no solo los humanos consumimos este hongo de manera recreativa, sino que tambien cada tanto un reno se come uno y queda viajando por algunas horas.

Te dejamos otras notas: