Anatomía del cannabis

Cuando observamos una planta de cannabis podemos ver lo compleja que es su composición, así como sus cogollos. Cada parte de la planta cumple con una función específica y tiene un sentido. 

Hay plantas de cannabis tanto masculinas como femeninas y algunas que son una mezcla de ambos géneros. El macho fertiliza las plantas hembra para iniciar la producción de semillas. Las flores secretoras de resina producidas por la planta de cannabis hembra se reducen a cogollos, y estas flores son lo que consumimos. Las plantas mixtas o hermafroditas contienen órganos masculinos y femeninos, lo que les permite autopolinizarse durante la floración. Estas plantas generalmente se consideran una molestia para los cultivadores, ya que la autopolinización estropea las plantas sin semillas que producen flores muy potentes.

Cuando se trata de la planta de cannabis, las flores suelen recibir la mayor parte de la atención, por el hecho de que es lo que mayormente se consume. Cada parte de la planta juega un papel vital para dar vida a esas flores.

 

Cola:

La cola principal, o cogollo apical, se forma en la parte superior de la planta de cannabis. Se pueden encontrar colas más pequeñas en los sitios de brotación de las ramas inferiores.

Estigma y pistilo:

El pistilo alberga los órganos reproductivos de una flor. Los estigmas son las hebras vibrantes parecidas a pelos que se encuentran en el pistilo. El propósito del estigma es recolectar polen de plantas de cannabis macho. Los estigmas cambian de color a lo largo de la maduración de una planta, comenzando con una coloración blanca y oscureciéndose con el tiempo, volviéndose amarillo, naranja, marrón y rojo. Desempeñan un papel importante en el ciclo de reproducción, pero el estigma tiene poco efecto en el sabor y la potencia de la flor.

Bráctea y cáliz:

La bráctea hospeda las partes reproductivas de una planta de cannabis hembra. Se ven como hojas verdes en forma de lágrima, y ​​la bráctea está cubierta de glándulas de resina que producen concentraciones más altas de cannabinoides que cualquier otra parte de la planta. El cáliz es una capa translúcida que cubre el óvulo en la base de la flor y generalmente no se ve; están escondidos dentro de la bráctea.

Tricoma:

Los tricomas son de tamaño diminuto, pero todos juntos forman la capa de resina cristalina en los cogollos de una planta de cannabis. Secretada a través de glándulas translúcidas en forma de hongo en los tallos, hojas y cálices, esta resina es lo que llamamos kief una vez que se está seca. Los tricomas también cumplen con el propósito de proteger a la planta contra los elementos exteriores y los depredadores. Exudan terpenos, que son aceites aromáticos y cannabinoides como el CBD y el THC.

 

Semilla:

La semilla es donde todo comienza. Una semilla de cannabis sana y madura tiene una forma bien redondeada con un extremo plano y otro puntiagudo y tiene una cubierta exterior rígida y resistente para evitar que la semilla se aplaste fácilmente. Dentro de la semilla se encuentra el embrión de la planta que contiene todo lo que la planta necesita para comenzar una nueva vida una vez plantada y cuidada.

Raíces:

Las raíces son la base de una planta de cannabis. Hay tres propósitos principales del sistema radicular: mantener la planta anclada en el sustrato, proporcionar agua y nutrientes para el crecimiento y almacenar los almidones y azúcares producidos por la fotosíntesis. La raíz principal es la primera pieza que emerge de una semilla de cannabis germinada; crece hacia abajo en el suelo, buscando nutrientes y humedad para ayudar a la planta a crecer. Una vez que la raíz principal se ha extendido, las raíces fibrosas se ramifican para formar una red de raíces subterráneas.

Tallo y nodos:

El tallo de la planta de cannabis es lo que la mantiene erguida y soporta el peso de la planta. También contiene el sistema vascular que transporta nutrientes y humedad desde las raíces hasta las hojas. El tallo está dividido por nudos, y las plántulas crecen pares opuestos de hojas y nudos al principio, pero cuando empiezan a crecer alternativamente, eso es una señal de que la planta de cannabis está madura y lista para florecer.

Hojas y pecíolos:

Las hojas de una planta de cannabis tienen la forma de una mano abierta con múltiples partes y tienen de tres a 13 folíolos venosos. Las plantas tienen hojas pequeñas y grandes en forma de abanico. Los folíolos se unen a la rama o tallo por un tallo de hoja llamado pecíolo. Los pecíolos varían en color y longitud, dependiendo de la variedad de la planta de cannabis.

Podés seguir leyendo sobre: