Al ser una planta psicoactiva, la marihuana se ha utilizado durante mucho tiempo por sus efectos recreativos y medicinales. Muchos fumadores a largo plazo dicen que usan cannabis para impulsar la creatividad, y mencionan el flujo creativo mejorado como uno de sus aspectos favoritos de la hierba.

Creatividad y dopamina.

La marihuana contiene cannabinoides que actúan sobre nuestro sistema endocannabinoide para mediar en la producción y recepción de neurotransmisores. El THC en particular estimula la producción de dopamina, lo que a su vez conduce a un mejor estado de ánimo, una mentalidad relajada y una sensación general de bienestar.

Cuanto más dopamina libera el cerebro, más intensos se vuelven los sentimientos de euforia. Este efecto a menudo conduce a una mayor creatividad, un mejor estado de ánimo y una menor respuesta al estrés. La dopamina, amplificada por el THC, ayuda a regular funciones cerebrales específicas para mejorar el enfoque, la claridad mental y la percepción sensorial.

Creatividad y pensamiento divergente.

La creatividad, basada en la investigación, está asociada con el lóbulo frontal del cerebro. Cuando se consume cannabis, esta zona del cerebro se vuelve más activa debido a su capacidad para aumentar el flujo sanguíneo cerebral. Las actividades de estos neurotransmisores estimulan los resultados creativos.

El lóbulo frontal también alberga lo que se llama “pensamiento creativo divergente”. Esta es una de las métricas para medir la creatividad, ayuda a coordinar ideas abstractas para la resolución creativa de problemas. El pensamiento divergente es imperativo para la creatividad, que es la capacidad de producir varias soluciones a un problema un amplio.

El pensamiento divergente es lo que hace que los pensadores creativos sean creativos. Por ejemplo; la lluvia de ideas, la escritura libre y la búsqueda de soluciones innovadoras.

El cannabis conecta ideas abstractas.

Un estudio de 2015 del University College London revela que los atributos psicoactivos de la marihuana pueden mejorar potencialmente el pensamiento divergente. El cannabis aumenta la capacidad de formar conexiones abstractas que conducen a avances de inspiración e ideación.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esto solo es efectivo cuando se consumen las dosis adecuadas de cannabis. Una gran cantidad de esta planta psicoactiva puede provocar el efecto contrario.

Cómo usar cannabis para impulsar la creatividad.

Si bien se ha demostrado científicamente que la marihuana mejora la creatividad, también puede tener el efecto contrario. En circunstancias como el uso de cepas incorrectas, el abuso, consumirlas con las personas o el entorno incorrectos, puede obstaculizar la producción creativa.

Todos tienen su nivel de tolerancia y preferencia. Los cannabinoides de la marihuana pueden afectar a las personas de manera diferente.

Usar cannabis que contenga THC y CBD

Es importante elegir la cepa adecuada para cada usuario. Podemos empezar eligiendo cepas que contengan una mezcla de THC y CBD. Esto se debe a que el CBD puede evitar que el THC produzca un efecto abrumador. Esto permite concentrarse más y ser más productivo.

Elegir la cepa adecuada

Diferentes cepas de marihuana producen diferentes efectos. Las cepas sativa y predominantemente sativa dan un efecto cerebral que es más probable que impulse la creatividad. Por otro lado, las cepas índica e índica dominante tienen un efecto sedante más relajante. Si realizas un trabajo creativo, es mejor evitar las cepas demasiado sedantes. En su lugar, elegir cepas que nos pongan más alerta, enérgicos y lúcidos.

Comenzar con dosis bajas

Cuando se trata de cannabis y creatividad, la dosis adecuada es clave. Si tu objetivo es consumir marihuana para potenciar tu creatividad, siempre se recomienda comenzar con dosis más bajas.

Si se consumen cepas con alto contenido de THC y en grandes dosis, lo más probable es que nos hagan menos creativos. Esto se debe específicamente a que si el contenido de THC es alto, puede mejorar el pensamiento divergente pero puede debilitar el pensamiento convergente, que también es esencial para la creatividad.

Además, los estudios muestran que una dosis más alta de THC (22 mg) tiene un fuerte impacto opuesto, mientras que una dosis más baja de THC (5,5 mg de THC al 19%) aumenta el impacto creativo en la fluidez, la flexibilidad y la originalidad. La investigación también muestra que altas dosis de cannabis pueden, en realidad, afectar el pensamiento divergente. Otra razón para no consumir de más es que demasiada marihuana puede promover ansiedad e inquietud.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.