El CBD (cannabidiol) es unos de los 545 compuestos que, hasta el día, se encontraron en la planta de cannabis. Dentro de los denominados canabbinoides, se encuentran el CBD y el THC, entre otros. El THC tiene componentes psicocativos pero el CBD no solo no los tiene, sino que contrarresta los del THC.

Nuestro cerebro, la medula espinal y el sistema nervioso periférico alojan los receptores naturales CB1 y CB2 que interactúan con los cannabinoides. Esta reacción, activa y estimula las respuestas naturales que el cuerpo tiene ante el estres, la ansiedad y el dolor. La homeostasis es un fenómeno de autorregulación de las funciones corporales y se comprobó que el CBD ayuda a este proceso natural del cuerpo.

 

 

La oferta y la demanda en el universo cannabico supo interesarse por variedades de marihuana que tuviesen algo porcentaje de THC impulsado por la búsqueda de los efectos psicoactivos de la planta. Pero hace rato el interés muto y si bien se siguen consumiendo plantas con alto contenido de THC, los beneficios del CBD son cada vez mas aclamados.

El CBD tiene muchísimas cualidades terapéuticas. Actúa ante el estres, la depresión y las enfermedades mentales. Es un neuroprotector y relajan muscular, por lo que se recomienda (siempre por profesionales) para tratar convulsiones y como tratamiento paleativo para tratar el dolor corporal y otros síntomas de malestar. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.