Automatizar cultivos de cannabis

La tecnología de automatización de cultivos es quizás uno de los sectores de más rápido crecimiento de la industria del cannabis. No se limita a las operaciones industriales a gran escala, este mercado floreciente también brinda soluciones a los cultivadores de cannabis domésticos más pequeños que desean reducir su mano de obra mientras aumentan la eficiencia y el control en sus jardines.

Al cultivar en casa para uso personal, hay muchas razones para adoptar la automatización. Para algunos, tener un mayor control es clave. Otros, desean dejar sus cultivos desatendidos sin tener que conseguir un cuidador en el jardín.

No importa el presupuesto o la escala, hay muchas maneras en que los cultivadores domésticos pueden utilizar la tecnología de automatización en sus cultivos y, sorprendentemente, muchas soluciones son bastante simples y económicas.

Temporizadores

Los temporizadores son el primer paso que los cultivadores pueden tomar para agregar automatización a sus cultivos de interior.

Los pequeños productores pueden utilizar temporizadores para una serie de tareas, y cambiar el control manual puede resultar sorprendentemente económico. Un solo temporizador analógico puede ser muy barato y ofrece una gama de soluciones cuando se conecta a luces, ventiladores, bombas y otros elementos de control climático.

Esta es una herramienta perfecta para aquellos que buscan minimizar el trabajo y reducir el tiempo dedicado a tareas básicas repetitivas. Un conjunto de temporizadores puede no ser suficiente para permitir que los productores dejen sus cultivos desatendidos durante largos períodos de tiempo, sin embargo, puede reducir la cantidad de viajes que un productor debe hacer al cultivo.

Muchos temporizadores incluyen múltiples entradas, lo que permite que más de un elemento de control de clima funcione en un horario idéntico. Al configurar cultivos con múltiples luces y ventiladores, estos sistemas de temporizador son cruciales para evitar que los jardineros enciendan y apaguen constantemente los sistemas manualmente.

Medidores de control climático

Los cultivadores de interior, de invernadero e hidropónicos dependen en gran medida del control del clima para mantener sus cultivos funcionando sin problemas. Este controlador ambiental digital de piloto automático, por ejemplo, no solo tiene la capacidad de monitorear y controlar el CO2, la temperatura y la humedad, sino que también puede registrar y almacenar datos en los cultivos. Dispositivos como este son excelentes para recopilar información como picos/bajadas de temperatura y humedad, así como información sobre VPD (déficit de presión de vapor) para que los productores puedan optimizar completamente su clima para satisfacer las necesidades de sus plantas.

Otros tipos de medidores incluyen este sistema de monitoreo continuo de pH diseñado para monitorear automáticamente los niveles de pH y TDS (sólidos disueltos totales) a lo largo del tiempo. Esta unidad medirá constantemente la acidez del medio de cultivo, así como los niveles de PPM para determinar si sus plantas obtienen suficientes nutrientes.

Sistemas de Riego y Alimentación

El riego y la alimentación son un poco más difíciles de automatizar que el control del clima. Esto se debe en parte a que las plantas individuales dentro del mismo espacio de cultivo pueden requerir diferentes cantidades de agua y nutrientes según los patrones del microclima, la genética y otras variables. Dicho esto, los sistemas diseñados para autoalimentarse e irrigar de manera efectiva suelen ser complejos y costosos.

El proceso de incorporar un sistema de alimentación de nutrientes en un sistema de irrigación automatizado a menudo se denomina “fertirrigación“, una práctica que se volvió común en la agricultura comercial tanto al aire libre como con clima controlado. Este proceso básicamente agiliza todos los aspectos de un programa de alimentación mediante el cálculo y la mezcla de nutrientes directamente a través de un sistema de riego.

La automatización en cultivos y jardines para los cultivadores domésticos puede extenderse mucho más allá de los medidores, temporizadores y sistemas de alimentación automatizados. Desde cubos de cultivo de una sola planta hasta sistemas de gabinete totalmente controlados y más, las opciones siguen creciendo. Algunos sistemas incluso están diseñados para controlarse completamente a través del software de su teléfono. Otros incluyen cajas de secado y curado post-cosecha diseñadas para regular la temperatura y la humedad de los cogollos cosechados. Y despues, están las máquinas podadoras que se encargan de no tan amada tarea de manicurar y deshojar las flores secas.

Independientemente del nivel de experiencia o presupuesto, existen muchas opciones de automatización que permiten trabajar de manera más inteligente.

¿Qué son las plantas automáticas?

Las plantas automáticas, también conocidas como plantas autoflorecientes, son variedades de cannabis que tienen un ciclo de vida más corto y no dependen del fotoperiodo para iniciar la floración. Estas plantas son especialmente populares en el cultivo indoor, ya que se adaptan bien a espacios limitados y ciclos de luz preestablecidos.

Una de las principales ventajas de las plantas automáticas es que completan su ciclo de crecimiento y floración en aproximadamente un mes, lo que permite obtener cosechas más rápidas en comparación con las variedades fotodependientes. Esto las convierte en una opción atractiva para cultivadores que buscan resultados rápidos y eficientes.

El cultivo indoor casero con plantas automáticas se puede realizar en una carpa de cultivo especialmente diseñada para controlar el ambiente y proporcionar las condiciones óptimas de luz, temperatura, humedad y ventilación. Las plantas automáticas son adecuadas para este tipo de cultivo debido a su tamaño compacto y su capacidad para florecer independientemente del fotoperiodo.

¿Qué son las plantas autoflorecientes?

Las plantas automáticas, también conocidas como plantas autoflorecientes, son variedades de cannabis que tienen un ciclo de vida más corto y no dependen del fotoperiodo para iniciar la floración. Estas plantas son especialmente populares en el cultivo indoor, ya que se adaptan bien a espacios limitados y ciclos de luz preestablecidos.

Una de las principales ventajas de las plantas automáticas es que completan su ciclo de crecimiento y floración en aproximadamente un mes, lo que permite obtener cosechas más rápidas en comparación con las variedades fotodependientes. Esto las convierte en una opción atractiva para cultivadores que buscan resultados rápidos y eficientes.

El cultivo indoor casero con plantas automáticas se puede realizar en una carpa de cultivo especialmente diseñada para controlar el ambiente y proporcionar las condiciones óptimas de luz, temperatura, humedad y ventilación. Las plantas automáticas son adecuadas para este tipo de cultivo debido a su tamaño compacto y su capacidad para florecer independientemente del fotoperiodo.

Mirá nuestros últimos contenidos..