A la hora de cultivar marihuana, una de las cuestiones m√°s importantes a tener en cuenta es la temperatura. Es sabido que, durante ciertas √©pocas del a√Īo y regiones del mundo, el fr√≠o puede ser un gran enemigo y obst√°culo a la hora de sacar tu cultivo adelante. Sin embargo, si conoc√©s bien algunas caracter√≠sticas de tu planta, pod√©s sacarle provecho.

Para las plantas de marihuana, como para cualquiera, un exceso de fr√≠o tanto como un exceso de calor no es bueno. Adem√°s, de acuerdo a cada fase de crecimiento de la planta, deber√°s saber qu√© le conviene y c√≥mo deber√≠a aplicarse determinada temperatura. 

El fr√≠o y su rol en diferentes etapas: ¬ŅCu√°nto fr√≠o puede soportar una planta de marihuana?

Cuando llega la fase de crecimiento, una planta va a invertir toda su energ√≠a en la producci√≥n de celulosa, es decir, en crear una buena masa vegetal tanto en sus ra√≠ces como en las zonas a√©reas. 

En cambio, si es que uno comienza el cultivo a principios de primavera, las plantas tendrán cuatro meses de crecimiento para desarrollar una estructura lo suficientemente fuerte, con raíces grandes, profundas y con miles de ciliares, es decir, las raicillas finas y blancas que son las de mayor poder de asimilación de nutrientes.

Al momento de que empiece la fase de floraci√≥n, a mediados de julio, la planta de marihuana tendr√° una estructura consolidada que podr√° hacer frente a muchos tipos de estr√©s; incluso el t√©rmico, que es del cual hablaremos hoy. 

En cuanto se acerque la fecha de la cosecha y pienses que el fr√≠o puede ser una gran enemiga a la que tu planta se ve sometida constantemente, no te alarmes, porque esta ser√° la cl√°sica se√Īal de que se acerca el final de la planta. Y ser√° entonces como una forma de respuesta y con el fin de atraer polen de una planta masculina, que se multiplicar√° la producci√≥n de resina. En consecuencia, esos momentos ser√°n clave porque el cannabis tendr√° la intenci√≥n de cumplir su funci√≥n vital, la cual es desarrollar semillas para perpetuar la especie.

Cuantas más resina produzca la planta, más probabilidades tendrá de atrapar el polen macho. Como en realidad no le queda demasiado para hacer al final de su ciclo, a esta parte del proceso lo hará con toda su energía: se podrá observar como los cogollos se endurecen por momentos y que las hojas, que todavía están en buen estado, comenzarán a arrugarse, tal y como les pasa a los árboles de hoja caduca. Además la planta se va a cubrir de una gruesa y espesa capa de resina que tus ojos van a amar observar.

Tengan en cuenta que todo esto ocurrirá solamente si la planta está ya madura en su totalidad, para que luego entre en su fase final. Si esto llega a ocurrir antes por diversos motivos, sucederá todo lo contrario: los cogollos que están todavía formándose no alcanzarán la dureza necesaria y la planta empezará a declinarse, dejando ver cómo todo ese potencial que tenía para continuar su crecimiento ya no será posible.

Además de todo esto, el calor tiende a volatilizar los terpenos, mientras que con el frío esto no sucede. El sabor y aromas de una planta cultivada con frío, son mucho más puros e intensos.

Utiliza el frío a tu favor: conoce bien tu clima

El fr√≠o, como se dijo anteriormente, es bueno para las plantas en las condiciones a las que se hizo menci√≥n. Pero,ojo, siempre hablamos de fr√≠o no de temperaturas excesivamente bajas, como pueden ser inferiores a los 8-9¬ļC. Cuando esto ocurre y las temperaturas son inferiores, la actividad radicular se ralentiza y la asimilaci√≥n de nutrientes disminuye. Si llega a estar por debajo de los 0¬ļC, agarrate con fuerza ante sus consecuencias: toda la sabia de la planta se congela y se paralizan sus funciones vitales y hasta que estas vuelven a estar activas pasa un tiempo que es fatal para la planta.

Tranquilos que esto no significa que la planta se muere ni mucho menos, siempre hablando de plantas muy formadas. Pero no se puede negar que exponerla a temperaturas extremadamente bajas es perjudicial. 

Por ejemplo, y porque la naturaleza es grande, viniste siguiendo el proceso al pie de la letra y gracias a una suerte in√©dita, se han visto plantas sativa de casi gran tama√Īo cubiertas de nieve a principios de diciembre, y cosechadas dos semanas m√°s tarde sin ning√ļn tipo de problema. Y siempre hablando de plantas cultivadas en tierra madre, ya que en maceta el fr√≠o afectar√° de manera m√°s severa.

Es por eso que es de vital importancia conocer el clima de cada uno antes de decirse por determinadas caracter√≠sticas gen√©ticas. 

Antes de padecer posibles consecuencias fatales para tu plantas, la mejor opci√≥n es que optes por cultivar √≠ndicas tempraneras y de monta√Īa cuando el clima es muy fr√≠o a principios del oto√Īo, ya que estas gen√©ticas est√°n preparadas para aguantar las fr√≠as noches del final del verano y principio del oto√Īo. Tambi√©n son √ļtiles en situaciones en que las temperaturas diurnas son muy elevadas, pero por las noches bajan tanto que el estr√©s t√©rmico que sufre la planta es dif√≠cil de soportar para la mayor√≠a de las variedades existentes.

Algunos consejos

Te va a convenir eliminar las hojas principales y casi todas las peque√Īas de la planta cuando hayas cultivado con fr√≠o a finales de temporada o calcules que queda una semana para la cosecha. Pr√°cticamente se podr√≠a decir que se trata de una manicura para la marihuana una semana antes de cosechar. La planta, en esos momentos, se podr√° centrar en la producci√≥n de resina y tricomas cuando se vea desprovista de las hojas que son fundamentales para realizar la fotos√≠ntesis y continuar as√≠ con su proceso biol√≥gico normal. 

Una vez comienzan los d√≠as y noches de fr√≠o, se debe dejar de regar la planta. El porqu√© de esto es b√°sicamente debido a que la misma helada que cae sobre las hojas ser√° capaz de  congelar el agua que est√° bajo el sustrato, lo cual puede ser fatal para tu planta y llevarla a la muerte. Entonces, una prolongada sequ√≠a junto a una helada no muy severa, proporcionar√° una cosecha de m√°xima calidad.

Como se ha visto, la planta es capaz de soportar muy bien el fr√≠o en las zonas a√©reas, pero no tanto el fr√≠o en su sistema radicular. De las mejores opciones que hay para protegerlas es utilizar un mantillo de hierba o c√©sped reci√©n cortado, hojarasca, incluso un pl√°stico o saco. En el caso del c√©sped u hojas, al irse compostando, alcanzar√°n temperaturas muy elevadas. Deber√°s saber que el proceso de compostaje es lento, as√≠ que no afectar√° de forma negativa a la planta que cosechar√°s en pocos d√≠as. 

El plástico, por otro lado, será un gran aliado para que el sustrato se caliente durante los días más que sin él. Y por las noches tardará más tiempo en enfriarse, manteniendo la temperatura prácticamente hasta el día siguiente.

Secado y curado

Utilizar fr√≠o seco a la hora de secar tus plantas ser√° la mejor opci√≥n posible. Y si se llega a curarla posteriormente en unas condiciones similares, mejor todav√≠a. 

Pese a que el calor acelera el proceso de secado, este resta psicoactividad al THC. El fr√≠o en cambio, no lo har√° siempre que sea seco y no h√ļmedo, aunque ver√°s que el secado es un poco m√°s largo. 

Por lo tanto, cuando veas que se aproxima una bajada dr√°stica de las temperaturas en los primeros d√≠as de oto√Īo, deber√°s ya contar con la informaci√≥n sobre tus plantas: si son sativas o √≠ndicas, si est√°n ya a punto de ser cosechadas o todav√≠a les quedan semanas; incluso si es una gen√©tica procedente de climas fr√≠os o no. Conociendo las respuestas, podr√°s optar por unas u otras gen√©ticas el a√Īo que viene.

Como advertimos m√°s arriba, el fr√≠o o el calor en exceso no son buenos para nadie; y mucho menos para tu planta. Sin embargo, si conoc√©s bien a qu√© te est√°s enfrentando, podr√°s aprovechar las caracter√≠sticas de cada uno y hacer que tu planta crezca con debida fuerza y la cosecha final sea espectacular. 

¬ŅCu√°nto fr√≠o puede soportar una planta de marihuana?

Las plantas de marihuana tienen cierta tolerancia al fr√≠o, pero su capacidad de soportarlo var√≠a seg√ļn la variedad y las condiciones espec√≠ficas. En general, las temperaturas por debajo de los 10 grados Celsius (50 grados Fahrenheit) pueden empezar a afectar negativamente el crecimiento de la planta. Sin embargo, algunas variedades de marihuana est√°n gen√©ticamente adaptadas para resistir mejor las bajas temperaturas, especialmente aquellas que se originan en regiones m√°s fr√≠as o monta√Īosas. Estas variedades suelen ser m√°s resistentes al fr√≠o y pueden tolerar temperaturas cercanas al punto de congelaci√≥n. En situaciones en las que se esperan temperaturas fr√≠as prolongadas, es posible proteger las plantas utilizando t√©cnicas como invernaderos, cubiertas de pl√°stico o telas para crear una barrera contra el fr√≠o, o incluso utilizando sistemas de calefacci√≥n para mantener la temperatura adecuada alrededor de las plantas. Sin embargo, las heladas fuertes pueden ser especialmente perjudiciales, ya que pueden da√Īar las c√©lulas y los tejidos de la planta de forma irreversible. Por lo tanto, es importante proteger las plantas de marihuana de las heladas y evitar exposiciones prolongadas a bajas temperaturas para garantizar un crecimiento saludable.

¬ŅCu√°l es el mejor clima para la marihuana?

El clima ideal para el cultivo de la marihuana generalmente se encuentra en regiones con temperaturas cálidas y templadas. Durante la etapa de crecimiento vegetativo, se recomienda una temperatura en el rango de 20 a 30 grados Celsius (68 a 86 grados Fahrenheit). Esta temperatura óptima proporciona las condiciones ideales para un crecimiento saludable y vigoroso de las plantas. Durante la etapa de floración, es beneficioso reducir ligeramente la temperatura a alrededor de 18 a 26 grados Celsius (64 a 79 grados Fahrenheit) para fomentar un buen desarrollo de los cogollos.

Es importante tener en cuenta que algunas variedades de marihuana son m√°s resistentes al calor que otras. Estas variedades gen√©ticamente adaptadas pueden soportar temperaturas m√°s altas, incluso por encima de los 30 grados Celsius (86 grados Fahrenheit), sin sufrir da√Īos significativos. Si est√°s cultivando en un √°rea con un clima caluroso, puedes optar por estas variedades resistentes al calor para asegurar un mejor rendimiento.

Por otro lado, aunque las plantas de marihuana son más sensibles al frío que al calor, algunas variedades también pueden ser resistentes al frío y tolerar temperaturas más bajas. Si te encuentras en una región con inviernos fríos, puedes buscar variedades específicas que sean más aptas para el cultivo en climas fríos y que puedan resistir temperaturas cercanas al punto de congelación.

Te puede interesar…