PASO 1: Picar el porro

Tritura el porro con ayuda de un picador. Cuanto más fino y uniforme quede, mejor va a quemar, proporcionando unas secas más delicadas y agradables. Como alternativa, puedes utilizar el método tradicional de desmenuzar el porro a mano, lo que hará que el blunt arda más lento.

PASO 2: PREPARA LA ENVOLTURA DEL BLUNT

A menos que tengas una envoltura de blunt sin tabaco, tendrás que vaciar el envoltorio exterior de un puro. Para ello, primero deberás cortar la envoltura. Con un cuchillo afilado y rásgala con cuidado de forma longitudinal. Una vez que esté dividida por la mitad, extrae el tabaco. (Algunos consumidores más experimentados ni siquiera utilizan un cuchillo para cortar la envoltura: si tienes cuidado, puedes abrir el puro con los dedos).

PASO 3: HUMEDECE LA ENVOLTURA

La envoltura del blunt podría ser frágil y tener grietas y roturas. Para que sea más fácil de armar y sellar, humedécela. La mejor forma de hacerlo es mojarte ligeramente los dedos en un bowl de agua. También puedes usar saliva, aunque no es la opción más higiénica, especialmente si lo vas a compartir con otros.

PASO 4: LLENA LA ENVOLTURA DEL BLUNT CON EL CANNABIS

Ha llegado el momento de rellenar la envoltura del blunt con el porro picado. Si utilizas la envoltura de un puro pequeño, solo necesitarás uno o dos gramos de marihuana. Si es más grande, como la de un habano o una envoltura ya preparada para blunts, podrías necesitar más cannabis para llenarlas. PASO 5: ROLA EL BLUNT

Para que quede uniforme por todas partes, agarra la envoltura entre los dedos una vez esté llena. Ten cuidado y asegúrate de que no se rompa, sobre todo si aún está seca. Cuando el blunt esté bien distribuido y tenga una forma linda, pliega la envoltura hacia abajo y humedece el interior del borde expuesto de lado a lado. Si todavía quedan arrugas o zonas desiguales, usa los dedos para alisarlas. Si hay grietas o agujeros en el blunt, puedes taparlos con la parte adhesiva de una seda

PASO 6: SECA EL BLUNT

Cuando tu blunt tenga una forma linda, tendrás que secarlo para que no se rompa. Y para que arda mejor y de forma más uniforme. Agarra el encendedor y pasa la llama un par de veces a lo largo del blunt, especialmente por las uniones. Asegúrate de no acercarlo demasiado al blunt durante mucho tiempo, ¡no te interesa quemarlo!

PASO 7: DISFRUTA DEL BLUNT

Tu blunt ya esta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.