Los tricomas no solo se encuentran en las plantas de cannabis y cumplen diversas funciones. Aparecen tanto en el proceso de crecimiento como en el de flora de diferentes maneras. Son termorreguladores, protegen la planta de insectos, cuidan a los cálices ovales de los rayos UV y regulan la transpiración. Los tricomas es la parte de la planta que tiene mayor concentración de cannabinoides, por eso queremos que su producción sea exitosa.

Para cultivos de interior lo mejor para explotar la planta con estas gotitas de felicidad es el trabajo con la luz. Los tricomas aumentan su producción con la falta de luz y esta técnica propone empezar a estresar la planta con total oscuridad 4 días antes de su cosecha por 48-72hs. Por otro lado, los paneles LED emiten una cantidad alta de rayos UV que van a hacer que la planta intente protegerse y se cubra de tricomas. El uso de nutrientes también ayuda. El Delta-9 es un buen aditivo para incrementar la flora y los tricomas. El uso de aminoácidos es otra buena solución.

En cultivos de exterior vamos a utilizar luz natural, por lo que no podríamos experimentar con las alteraciones de la misma. Lo que sí nos va a ayudar son nutrientes y estimulantes para aumentar la flora y los tricomas. Otro tip que suele ayudar y mucho es ponerle hielo en las raíces una semana antes de cortar todas los días después de que baje el sol. Cuando la temperatura baja un poco y la luz se apaga la producción aumenta.

Si te gustó este articulo, también te puede interesar… 

Cultivá tu propio cannabonsái en 4 pasos!