Cómo cultivar marihuana con método SCROG? 

 

 

Credito: Sensi Seeds

 

Scrog son las siglas de Screen of green, o en español (malla verde). Se trata de un modo de cultivo que nace en Estados Unidos en los 60.

Durante esa época mucha gente se vio forzada a cultivar exclusivamente en interiores y con luz artificial, por lo que el scrog surgió ante la necesidad de sacar la máxima producción de esas plantas. “La necesidad crea ingenio”

Con el paso de los años y gracias a que ahora disponemos, entre otras cosas, de la mejor luz para el cultivo de marihuana, el Scrog evoluciono mucho. No obstante la técnica es fiel a sus orígenes y sigue consistiendo básicamente en lo mismo.

 

¿En qué Consiste el Scrog?

 

Credito: Royal Seeds

Esta técnica maximiza la producción del cultivo, no con mas plantas, sino lo contrario, se basa en limitar el crecimiento vertical de las plantas de marihuana y fomentar un desarrollo horizontal.

Eliminando el brote principal de la planta, ésta dejará de crecer en altura y se verá obligada a volcar toda la energía en  el desarrollo del resto de ramas. Al mismo tiempo presionamos a esas ramas laterales por medio de estructuras mecánicas, a un avance en línea horizontal.

Si logramos que todas las ramas estén situadas a la misma distancia de la fuente de iluminación, habremos incrementado la producción al mismo tiempo que disminuido el número de plantas necesarias. Esas ramas crecerán fuertes y sanas como si fuesen plantas individuales!! 

 

 

Credito: Autoflowering Cannabis

 

Una cuestión fundamental es el cultivar variedades que sean más proclives a este procedimiento. ¿Pero que variedades son buenas para el scrog?? 
Siempre se recomienda utilizar sativas. La razón principal es que sus tallos son más delgados y manejables que los de las cepas índicas.

 

El Scrog Paso a Paso

Como ya dijimos anteriormente, el método Scrog tiene dos principios fundamentales. Por un lado en podar para sacar más rendimiento de nuestra planta y por otro en potenciar su posterior desarrollo horizontal.

Uniendo estos dos conceptos utilizaremos esta técnica bien para sacar un mayor provecho a nuestras plantas, o para optimizar la forma de cultivo. Vamos allá.

1º- Poda de la Rama Guía

Para empezar lo primero que tenemos que hacer es cortar la guía principal de las plantas con la que vayamos a poner en práctica el sistema. El número de plantas dependerá del espacio que tengamos disponible, pero en general se puede decir que a un pequeño número de plantas se le puede sacar mucho partido.

Cuando uno es novato la cosa tiende a complicarse, con el Scrog la práctica cuenta mucho. En cualquier caso veras como con el paso del tiempo y si se aplica correctamente el método con cada vez menos plantas, lograras la misma producción.

La mayoría de los expertos recomiendan el realizar la poda cuanto antes sea posible. Normalmente pasadas un par de semanas en las que la planta crece, ya es factible el amputar la rama guía y empezar a implementar el desarrollo horizontal.

Utilizaremos unas buenas tijeras de poda que previamente habrán sido desinfectadas con alcohol etílico. De lo contrario corremos el riesgo de causar una infección en la planta.

Hay que dar el tiempo necesario para que las plantas se acostumbren. Verás como te recompensan a lo grande.

2º- Colocación de la Malla y Guiado

Una vez que la planta se recuperé del shock tras el corte, derivará su esfuerzo en el desarrollo del resto de ramas laterales. En ese momento instalaremos una red.

Lo más habitual es poner la red a unos 20 centímetros de las macetas en indoor y dependiendo del tamaño en exterior habra que calcular la altura ideal. Según las plantas vayan creciendo se quedarán atrapadas en la red. 

Varias son las formas de distribuir las ramas de la planta. Si por ejemplo situamos lo que sería la rama principal en el centro de la red, y a partir de ahí distribuimos las demás, sería una distribución concéntrica.

En cambio sí empezamos de cualquier otra forma, la distribución de las ramas sería excéntrica. 

3º- Cambio del Fotoperiodo

A la hora de cambiar a periodo de floración tendremos en cuenta tanto lo completo que esté el proceso de distribución de las plantas en la red, como la variedad y sus características.

Decimos esto porque dependiendo de la variedad, hay algunas que continúan creciendo algún tiempo después de iniciarse la floración. Así que todo es cuestión de ir agarrando el timing de cada planta.