Cuidados del indoor: ¬ŅQu√© se necesita para tener un buen indoor?

Cultivar en interior, ya sea en carpa o en armario, es una de las elecciones m√°s comunes entre los cultivadores porque les permite controlar con mayor precisi√≥n los factores ambientales como la ventilaci√≥n, humedad, temperatura, distancia entre luces y plantas, riego y nutrientes entre otras cosas. 

La circulación del aire es uno de esos aspectos del cultivo de cannabis al que se le puede no prestar suficiente atención, especialmente al principio. Armar un cuarto de cultivo interior que funcione es el primer paso para cultivar y cosechar cannabis de alta calidad, y la ventilación es clave para lograrlo.

La iluminación y la ventilación son dos de las cosas más importantes a la hora de armar un cuarto de cultivo en interior. Estos factores tienden a trabajar juntos y permiten que el cultivador controle los aspectos ambientales del cuarto de cultivo, como la temperatura y la humedad. Además de las cepas, los nutrientes, las macetas y todas esas otras necesidades durante el cultivo, sin la iluminación y la ventilación adecuadas se convierte en un verdadero desafío producir marihuana decente.

Un sistema de ventilación adecuado hace un buen uso de los ventiladores y extractores equipados con filtros de carbón para atraer aire fresco al espacio de cultivo mientras se controla el fuerte olor a medida que se extrae el aire viciado.

Las plantas de cannabis necesitan un suministro constante de aire fresco para poder funcionar correctamente. El CO2 es absorbido por las hojas y se convierte en az√ļcares para la planta a trav√©s de la fotos√≠ntesis. El ox√≠geno se libera a trav√©s de los poros (estomas) en la parte inferior de las hojas y finalmente se extrae para permitir que se ventile m√°s CO2 en el cuarto de cultivo.

Al igual que para los humanos, el aire es fundamental para la salud y la supervivencia de una planta de cannabis. Sin las cantidades adecuadas, es probable que el organismo sufra de distintos problemas, como un crecimiento lento, deficiencias, bajos rendimientos o incluso, la muerte.

Tener el control de la circulación del aire permite al cultivador tener un control más preciso sobre la humedad y la temperatura en el cuarto de cultivo. Los niveles óptimos de humedad y temperatura son necesarios para que una planta de cannabis absorba agua y transpire al ritmo correcto.

Lo ideal es tener un higrómetro que mida tanto la humedad como la temperatura. Distribuir 2 o 3 higrómetros alrededor del cuarto de cultivo es una buena forma de obtener una lectura general, y ver si el aire y la humedad se distribuyen de manera uniforme.

Tener un control total sobre estos aspectos del entorno es importante porque, a medida que avanza el crecimiento, necesitamos hacer ajustes. Para la mayoría de las variedades de cannabis, los niveles de humedad para cada etapa de crecimiento deben estar dentro de los siguientes rangos:

Consejo de un cultivador a otro: Se recomiendan temperaturas m√°s bajas por la noche. Intenta reducirlo gradualmente a medida que llegues al final de la floraci√≥n (como en invierno al aire libre), pero evita temperaturas por debajo de los 15-16¬įC, en lo posible.

Por √ļltimo, es bueno tener en cuenta estos tips a a hora de configurar un sistema de ventilaci√≥n eficiente:

¬∑ Demasiado movimiento de aire directo puede causar ‘quemaduras por viento‘, por lo que es mejor tener m√°s ventiladores oscilantes en una configuraci√≥n de potencia m√°s baja en lugar de un ventilador fuerte a todo volumen.

¬∑ Instalar equipos de ventilaci√≥n antes de las luces, ya que facilita el proceso y disminuye el riesgo de da√Īar las bombillas o focos en el proceso.

· Asegurarse de que las conexiones estén completamente selladas para obtener la máxima eficiencia del ventilador y del filtro de carbón.

¬∑ Lo mejor es dejar los ventiladores encendidos las 24 horas del d√≠a. Algunos ventiladores tienen indicadores de temperatura y humedad que les permiten acelerar o reducir la velocidad para mantener las condiciones ambientales correctas. 

· Para mejorar la respiración de las plantas, rociar agua tibia sobre las hojas una o dos veces durante el crecimiento para eliminar el polvo que pueda estar obstruyendo los estomas.

¬ŅCu√°ntas veces se riega una planta en indoor?

La frecuencia de riego de las plantas en un cultivo indoor de cannabis puede variar dependiendo de varios factores, como el tipo de sustrato utilizado, el tama√Īo de la maceta, la etapa de crecimiento de la planta y las condiciones ambientales. No hay una regla fija, pero hay algunos aspectos a tener en cuenta.

En general, es importante permitir que el sustrato se seque ligeramente entre riegos para evitar problemas de exceso de humedad y posibles enfermedades radiculares. Una forma com√ļn de determinar cu√°ndo regar es verificar la humedad del sustrato introduciendo un dedo hasta la primera falange. Si sientes que el sustrato est√° seco a esa profundidad, es probable que sea el momento de regar.

Sin embargo, ten en cuenta que cada planta es diferente y puede tener diferentes necesidades de agua. Observa las plantas de cerca y presta atenci√≥n a las se√Īales que te den. Por ejemplo, si las hojas se marchitan o se vuelven amarillas, puede ser un indicio de que necesitan agua. Por otro lado, si el sustrato est√° constantemente h√ļmedo y las ra√≠ces parecen saludables, es posible que est√©s regando en exceso.

Es importante mencionar que el riego no solo se trata de la frecuencia, sino tambi√©n de la cantidad. Aseg√ļrate de regar lo suficiente para que el agua alcance todas las ra√≠ces de la planta, pero evita encharcar el sustrato.

Recuerda que el riego también puede depender de otros factores, como la temperatura y la humedad del entorno. En climas más cálidos o ambientes más secos, es posible que las plantas necesiten agua con más frecuencia.

cannabis

¬ŅQu√© pasa si un indoor no tiene ventilaci√≥n?

Si un cultivo indoor de cannabis no cuenta con una adecuada ventilaci√≥n, puede tener varios efectos negativos en las plantas y en el entorno de cultivo. Uno de los principales problemas es la acumulaci√≥n de calor. Sin una ventilaci√≥n adecuada, el aire caliente se acumula en el espacio de cultivo, lo que puede llevar a un aumento significativo de la temperatura. Las altas temperaturas estresan y da√Īan las plantas, afectando su desarrollo y crecimiento. Adem√°s, el exceso de calor puede provocar problemas de transpiraci√≥n y dificultar la absorci√≥n de nutrientes, lo que resulta en un crecimiento deficiente y una menor producci√≥n de flores.

Otro problema asociado a la falta de ventilaci√≥n es el aumento de la humedad. Sin un flujo de aire adecuado, la humedad se acumula en el ambiente y en la superficie de las plantas, creando un entorno propicio para el desarrollo de enfermedades f√ļngicas, como el mildiu y el o√≠dio. Estas enfermedades pueden da√Īar seriamente las plantas y comprometer la calidad y la cantidad de la cosecha.

Además, la falta de ventilación puede dificultar la renovación del aire y la entrada de dióxido de carbono (CO2), que es esencial para el proceso de fotosíntesis. Un suministro insuficiente de CO2 puede limitar el crecimiento y la producción de las plantas.

También te puede interesar