El nacimiento de los growshops viene de los años 50 en los Estados Unidos, y a Europa llegan recién en los años 80. La ciudad de Amsterdam fue la primera en iniciarse en lo que después fué el fenómeno de las “tiendas de cultivo”.

Un growshop es una tienda dedicada a vender y especialmente a asesorar sobre todo tipo de artículos relacionados con el cultivo de cannabis.

En estas tiendas se venden productos como fertilizantes, equipos de iluminación, ventilación, extracción, dispositivos para medir el pH, cajas de cultivo y una infinidad de artículos para el cultivo interior y exterior de la planta de cannabis.

 

 

 

En algunos países, el cultivo de cannabis está prohibido, aunque en estos growshops está permitido vender artículos, accesorios y todo lo necesario para cultivar material tanto en interiores como en exteriores. En los países donde el cultivo es legal también se encontrarán semillas de cannabis.

El asesoramiento es clave y uno de los factores que posiciona a un growshop. Mas allá del conocimiento sobre los productos es ideal que el encargado sepa sobre cultivo para principiantes y expertos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.