Lo ideal es pensar que los lúmenes son la forma de saber cuan brillante es una lámpara. Los lunense son la salida de luz de la bombilla.

En términos simples, los lúmenes (lm) son una medida de la cantidad total de luz visible (a simple vista) de una lámpara o fuente de luz. Cuanto más alto el número de lúmenes las bombilla o lámpara es más brillante o fuerte.

La luz es extremadamente importante para el crecimiento de nuestras plantas, ya sea LED o sodio, por eso, medir la cantidad de lúmenes y tener control sobre ellos nos puede ayudar a un mejor rendimiento del cultivo.

La cantidad de luz necesaria para las plantas varía en función de la fase del ciclo de cultivo. Las plántulas no pueden absorber mucha luz, pero una vez que las plantas entran en fase vegetativa, prácticamente necesitan toda la luz que puedan obtener. Esto permite que el cultivo crezca fuerte, alcanzando todo su potencial. Lo mismo ocurre con la floración. Aunque durante la floración las plantas se desarrollan mejor bajo un espectro de luz diferente que durante la fase vegetativa, todavía necesitan una buena exposición lumínica para asegurar que los cogollos sean lo más grandes posible.

 

 

 

¿Cuánta luz necesitan nuestras plantas?

Esquejes y plántulas: 5.000-7.000 lux

Fase vegetativa: 15.000-50.000 lux

Fase de floración: 45.000-65.000 lux

Cantidad de luz máxima recomendada: 75.000 lux

Un luxómetro es un dispositivo relativamente simple, que sirve para medir la cantidad de luz (lux=lúmenes/m²) en el cuarto de cultivo. Lo más interesante de un luxómetro, comparado con un medidor PAR o los medidores de luz cuántica usados por profesionales, es que es mucho más barato.

El luxómetro aparte, te informa cuando es momento de cambiar las luces cuando estas utilizando sodio. Este aparato nos asegura que le estemos dando la cantidad correcta de luz a las plantas.