Uso de hongos psicodélicos

Los hongos psicodélicos pueden ser silvestres o cultivados y contienen psilocibina, un compuesto psicoactivo y alucinógeno natural. La psilocibina se considera uno de los psicodélicos más conocidos a nivel mundial, junto al LSD. 

La psilocibina está clasificada como un fármaco de la Lista I, lo que significa que tiene un alto potencial de uso indebido y actualmente no tiene un uso médico aceptado en el tratamiento en la mayoría de los países mundo.

Aunque se sabe que ciertas culturas utilizaron las propiedades alucinógenas de algunos hongos durante siglos, la psilocibina fue aislada por primera vez en 1958 por el Dr. Albert Hofmann, quien también descubrió la dietilamida del ácido lisérgico (LSD).

Los hongos mágicos son drogas alucinógenas, lo que significa que pueden hacer que veas, escuches y sientas sensaciones que parecen reales pero no lo son. Sin embargo, los efectos de los hongos mágicos son muy variables y se cree que están influenciados por factores ambientales. Varios factores influyen en los efectos, como la dosis, la edad, el peso, la personalidad, el estado emocional, el entorno y los antecedentes de enfermedad mental.

Los hongos tienen una larga historia de estar asociados con experiencias espirituales y el autodescubrimiento. Muchos creen que las drogas naturales como los hongos mágicos, el cannabis y la mescalina son hierbas sagradas que permiten a las personas alcanzar estados espirituales superiores. Otros toman hongos “mágicos” para experimentar una sensación de euforia, conexión y un sentido distorsionado del tiempo.

Los hongos “mágicos” a menudo se preparan secándolos y se comen mezclándolos con alimentos o bebidas, aunque algunas personas comen hongos psicodélicos recién recogidos o cosechados.

En 2018, investigadores de la Universidad Johns Hopkins recomendaron la reclasificación de la psilocibina de la Lista I a la Lista IV para permitir el uso médico.

Los investigadores de Johns Hopkins descubrieron que la psilocibina era un tratamiento efectivo para la depresión y las adicciones a la nicotina y el alcohol, así como otros trastornos por uso de sustancias. Los estudios demostraron que los hongos “mágicos” eran efectivos y aliviaban la angustia emocional de las personas con diagnósticos de cáncer potencialmente mortales.

Otro estudio encontró que las personas que se automedicaban con pequeñas dosis de psilocibina podían aliviar los dolores de cabeza en brotes mientras evitaban los efectos psicoactivos de la droga.

Si bien cada experiencia es individual, las investigaciones sobre el uso de este formato de administración de hongos coinciden en algunos beneficios generales del consumo.

-Mejora el rendimiento creativo, sobre todo a la mañana. Mayor poder de concentración y un sentimiento de disfrute a la hora de hacer las tareas que implican estar focalizado.

-La energía en el horario de la tarde suele incrementar. La coordinación suele agudizarse, al igual que la concentración.

-Los síntomas depresivos se diluyen, sobre todo al momento de la noche, cuando mayormente suelen aparecer. Aumenta el incentivo a socializar y desarrollar vínculos afectivos. La sensibilidad puedeagudizarse, pero no de una manera inestable.

Por otro lado, como bien decimos siempre lo mejor es consultar con un especialista, aunque no muchos abordan estos temas o están lo suficientemente informados como para recomendar terapias o usos medicinales que tengan a estos hongos y su compuesto como protagonista. 

Aparte de sus múltiples beneficios, sobre todo cuando se consume en microdosis y con fines terapeuticos, el consumo de psilocibina puede no siempre dar buenos resultados, ya que como dijimos anteriormente es una droga principalmente alucinógena. 

Algunos efectos secundarios probables: los hongos psicodélicos pueden causar náuseas, bostezos, sensación de relajación o somnolencia, experiencia introspectiva, nerviosismo, paranoia, pánico, alucinaciones y psicosis.

Todavía queda mucho por investigar y que más profesionales se animen a utilizar terapias naturales alternativas con drogas que fueron prohibidas por falta de información y conocimiento en como administrarlas con fines terapéuticos y medicinales. 

Podés seguir viendo nuestro contenido..