El espigamiento o streching de una planta se ve cuando esta se estira verticalmente dejando un espacio importante entre los nodales. Esto produce que la planta sea más larga de lo deseado, provocando ramas débiles a las que les va a costar sostener el peso de los cogollos una vez que pase a la etapa de flora dejandolas fisicamente inestables. Este fenómeno también reduce la producción de flores, y si bien puede suceder en todas las etapas de crecimiento lo más común es que pase durante las dos primeras semanas de flora. 

 

Hay varios factores que pueden producir esta condición. Uno de ellos es la cepa que elegimos para cultivar. Lo ideal antes de elegir la semilla es pensar donde se va a cultivar, sobre todo si va a ser en indoor. Tenemos que tener en cuenta el espacio, cuando podemos hacer crecer la planta y que luz le vamos a dar. Las indicas o los híbridos suelen espigarse menos ya que suelen tener un desarrollo mas bien compacto. Las sativas en cambio, tienen mayor tendencia a sufrir espigamiento. 

 

Créditos: Royal Queen Seeds

La iluminación es clave. La planta que no recibe suficiente luz se va a estirar para buscarla ya que es su alimento. Si la luz esta muy alejada, la planta se va a espigar para alcanzarla. Si la luz esta muy cerca también puede ser un problema, sobre todo porque puede quemar la planta. 

 

La temperatura es muy importante, ya que cuando supera los 27 grados incentiva a la planta a crecer en mayor velocidad y esto puede provocar espigamiento. Si el espacio donde cultivamos es limitado y hay muchas plantas que se tapan entre si, el crecimiento va a conectarse en altura. El estres también puede potenciar este fenómeno, un transplante o la falta de nutrientes puede hacer que la planta no crezca correctamente. 

 

 

Para evitar el espigamiento lo ideal es diseñar un buen espacio y que las plantas esten comodas. Si elegiste un cultivo indoor, utilizá timmer y termómetro. Mantené una buena ventilación y ayudate con la poda. Si usas un método de poda como el apical, las ramas van a crecer horizontalmente evitando el espigamiento. Acordate que las podas se realizan antes de que la planta entre en etapa de floración. 

Lo ideal es controlar bien el crecimiento de la planta antes de que florezca para asegurarnos que el esqueleto va a aguantar el nivel de producción de cogollos que queremos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.