Poder cultivar tus cogollos al aire libre de la manera tradicional es un regalo apreciado por los amantes del cannabis. Desafortunadamente, la Madre Naturaleza no siempre es amable, y no todos podemos vivir en un hermoso clima de 25° durante todo el año. 

Si bien el cultivo al aire libre puede resultar difícil para quienes viven en un clima más frío, ciertamente no es imposible. El primer paso para cultivar cogollos en climas fríos es elegir la cepa adecuada. Afortunadamente, hay ciertas cepas que prosperan en temperaturas más frías.

Afghan Kush es una de las cepas clásicas indica, y también resulta ser una de las mejores cepas de marihuana para cultivar en lugares fríos. Brinda un potente subidón corporal a sus usuarios y es ideal para una sesión de humo relajante. Originalmente se cultivó en las montañas Hindu Kush, por lo que, naturalmente, se puede cultivar en climas más fríos.

Una de las cepas clásicas de todos los tiempos, Northern Lights se ha cultivado en prácticamente todos los climas conocidos por el hombre. Es una de las variedades de cannabis más cruzadas, lo que la hace adaptable a diferentes temperaturas. Por lo general, se cosecha a fines de octubre, por lo que las temperaturas más frías no deberían ser un problema.

Blackberry es una clásico de sativa, pero también contiene algunas cualidades de índica. El subidón no te derrite en el sofá, pero es potente y bueno para la ansiedad y el estrés. Si bien se cultiva mejor en interiores, ha demostrado ser un cultivo resistente. Es muy resistente al moho, por lo que es una opción ideal para cultivar al aire libre en el frío si es necesario.

Super Skunk es una cepa de dominancia índica que brinda un intenso subidón corporal. La razón por la que recibe el título de “súper” se debe a su capacidad para sobrevivir en prácticamente cualquier entorno de crecimiento. Aunque la Super Skunk crece mejor en ambientes soleados y mediterráneos, es apta para cultivar al aire libre si los cultivadores logran controlarla de cerca.

Una sativa pura, Durban Poison es conocida por brindar a los usuarios un subidón eufórico y edificante. Aunque lo ideal es que se cultive en una zona soleada, se puede adaptar fácilmente al cultivo en climas más fríos. Sin embargo, si hace demasiado frío, es posible que desee intentar cultivarla en un entorno hidropónico, algo en lo que normalmente prospera.

Jack Herer ha demostrado ser uno de los híbridos más populares de todos los tiempos, y también es una de las mejores variedades de marihuana para cultivar en lugares fríos. Su naturaleza sativa dominante la convierte en un cultivo ideal para exterior. Además, su vasto bagaje genético la hace muy adaptable a climas más fríos, especialmente cuando se trata de una variedad autofloreciente.

La LSD es una de las cepas híbridas más famosas y es conocida por proporcionar a los usuarios un subidón casi psicodélico, parecido a la droga que le da nombre. Es naturalmente resistente a parásitos y pesticidas, por lo que es una variedad ideal para cultivar en exterior. El LSD generalmente se cultiva en áreas sombreadas, por lo que cultivarlo en climas más fríos es ideal.

La Blue Cheese es conocida por proporcionar a sus usuarios un subidón relajante, sin adormecerlos demasiado para funcionar. Originaria de Europa, la Blue Cheese es naturalmente resistente al moho y, de hecho, prefiere ser cultivada en un ambiente más frío. Los cultivadores no deberían tener problemas para obtener un alto rendimiento con la Blue Cheese, incluso en temperaturas gélidas.

Critical es una variedad de alto rendimiento que es lo suficientemente versátil como para ser cultivada en interiores y exteriores. Una floración rápida, la Critical debe cosecharse idealmente a fines de septiembre. Su corto tiempo de floración hace de Critical una de las variedades ideales para cultivar en climas más fríos.

White Widow es quizás la mejor variedad de marihuana para cultivar en lugares fríos. La cepa es conocida por el subidón eufórico que produce en sus usuarios, y sigue siendo uno de los híbridos más populares. Debido a sus orígenes holandeses, la White Widow es más que capaz de soportar el clima frío. También es naturalmente capaz de combatir enfermedades y plagas, lo que la convierte en una variedad ideal para cultivar en climas fríos.

Si bien encontrar la variedad adecuada no siempre es fácil para los cultivadores de clima frío, claramente hay algunas opciones disponibles. Obviamente, cultivar al aire libre en un clima más fresco no es lo ideal, pero es totalmente factible. Si decidís probarlo, asegurate de consultar esta lista de las cepas antes mencionadas. Definitivamente mejorará tanto el rendimiento como la calidad de los cogollos.

Podes leer más acá…