Las anomalías genéticas en las plantas de marihuana son muy comunes, pero cuando pasan, son realmente increíbles. Si encontrás un mutante creciendo entre tus plantas, no te asustes. En la mayoría de los casos, simplemente hay que desacerase de la planta afectada. Algunas excepciones en las mutaciones nos permiten dejar la planta crecer. A veces nacen dos plantas de una semilla, cogollos blancos y hasta exceso de flores.

Semilla Poliembriónica

Las semillas poliembriónicas presentan dos embriones a partir de un ovulo fertilizado, y a la vez, otro embrión que se produce por los tejidos del órgano femenino de la planta. En conclusión, una planta será la original y la otra, un clon de la planta madre.

Vamos a obtener dos raíces diferentes de una semilla poliembrónica, lo que va a hacer difícil su separación, pero no imposible. Lo más importante es separarlas con cuidado. Se puede sacar la cáscara de la semilla después de que la germinación haya finalizado y separar cuidadosamente los dos brotes. Cuando las plantas estén separadas, se pueden plantar con normalidad, en dos macetas diferentes.

Este fenómeno suele sorprender con dos brotes, pero se conocen casos en los que de una semilla salieron tres plantas. Si bien es algo fascinante para ver, estas semillas no tienen ventaja mayor que la multiplicación de la planta. Sería algo así como un 2X1, un regalo de la naturaleza.

Marihuana Albina

A muchos les puede sorprender que de vez en cuando nazca una planta albina. El albinismo en las plantas es un fenómeno raro pero no desconocido, y hay un par de causas posibles diferentes y existen teorías y razones por las que algunas plantas expresan albinísmo.

Las plantas producen energía a partir de la luz solar. El color verde de las hojas y otras partes de la planta proviene de un pigmento especial llamado clorofila, pero la clorofila hace mucho más que proporcionar coloración a la planta. Este pigmento es vital para la supervivencia de la planta.

La clorofila absorbe la luz, (azul ultravioleta y rojo), y lo que no absorbe rebota. Cuando la clorofila absorbe los tipos de luces adecuados, convierte la energía luminosa en azúcar utilizable mediante el proceso de fotosíntesis.

Las plantas albinas no tienen clorofila. Eso significa que no hay ningún pigmento disponible para absorber la energía del sol. Básicamente, estas plantas perdieron la capacidad de responder adecuadamente a la luz, como si estuvieran constantemente en la oscuridad. Es por eso que la mayoría de las plantas albinas mueren en una etapa temprana antes de alcanzar la madurez. Si bien proporcionar nutrientes suplementarios puede ayudar, la calidad general de la cosecha va a ser menos efectiva. 

Poliploidismo

Si alguna vez viste un cogollo gigante que parece una gata peluda y está rodeado de muchas hojitas que van para cualquier lado, te encontraste con una planta que tiene poliploidismo.

Este es un fenómeno genético que sucede cuando tenemos más de dos cromosomas. Las plantas generalmente tienen series de solo dos y se las llaman diploides, pero cuando hay tres, cuatro o más cromosomas la planta se denomina como poliploide. Esta mutación puede verse en animales y hongos pero es mas común en plantas y algas. En cuanto a la marihuna, vamos a notar que el cogollo es más grande y rodeado de muchas mas hojas.

Esta mutación es muy rara y para nada fácil de encontrar. Se intento clonar y cruzar este tipo de genéticas pero nada garantiza que de ahí van a salir plantas con poliploidismo. El fármaco llamado colchicina puede producir poliploidia pero se considera tóxico y muchos growers recomiendan no utilizarlo. Si bien este fenómeno hace que las plantas parezcan monstruosas no se encontraron estudios que muestren que altere su potencia o tengan mas cannabinoides.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.