Pasar un cultivo de exterior a interior

Todos sabemos que el clima es impredecible, pero algunas √©pocas del a√Īo son m√°s confiables para el cultivo de cannabis al aire libre, como la primavera o el verano. Sin embargo, a medida que se acerca el oto√Īo y el clima comienza a cambiar, puede ser necesario trasladar los cultivos de exterior al interior para protegerlos del clima m√°s fr√≠o.

Al cultivar cannabis, por lo general es mejor mantener el medio en el que ya se está cultivando, ya que mover una planta de exterior a interior (o viceversa) puede estresarla. Este estrés ocurre cuando hay un cambio repentino en el medio ambiente, como niveles de luz, cambios de temperatura, estrés hídrico o cambios de fertilizantes. El shock del trasplante también puede ocurrir si se está moviendo su planta de una maceta a otra. Esto, puede resultar en plantas frágiles y delicadas que pueden romperse fácilmente, mostrar un crecimiento atrofiado y volverse más propensas a contraer plagas o enfermedades.

Sin embargo, a veces es necesario poder mover las plantas de afuera hacia adentro, como cuando hay un cambio repentino en la temperatura exterior, es decir, hace demasiado calor o demasiado frío para que la planta esté al aire libre. Otras razones por la que se pueden necesitar mover las plantas pueden ser las tormentas y lluvias repentina.

Aclimatar” significa esencialmente acostumbrar y adaptar la planta a su nuevo entorno. Para hacer esto de manera efectiva, hay que “entrenar” la planta en el transcurso de aproximadamente 2 semanas. Siempre que sea posible, hay que llevar las plantas al interior por la noche y volver a poner la planta al aire libre durante el d√≠a, aumentando lentamente la cantidad de tiempo que la planta pasa en el interior. Una vez que hayan pasado las 2 semanas, la planta deber√≠a estar lista para pasar a interior a tiempo completo.

El momento ideal para traer una planta del exterior es cuando las temperaturas son generalmente bastante similares en el interior y el exterior, lo que significa que el impacto no va a ser tan pronunciado. Planificar con anticipación es clave.

Antes de traer las plantas al aire libre, vale la pena verificar si hay plagas. El aire libre puede brindar cierta protección contra las plagas debido a los depredadores naturales. En el interior, estas plagas pueden proliferar y destruir cualquier otro cultivo que pueda estar en interior también. Se puede tratar la planta con aceite de neem antes de mudarla a interior para asegurarse de que no haya plagas.

Lamentablemente, no todos los tipos de cannabis se pueden transferir f√°cilmente del exterior al interior. Lo ideal es usar una variedad resistente que haya sido criada para el crecimiento tanto en interiores como en exteriores, y que pueda soportar cambios repentinos de temperatura, humedad y luz. Un ejemplo, es la variedad Gorilla Glue

El hecho es que no siempre se puede predecir cuándo es posible que necesitemos llevar una planta al interior. A veces, el clima puede cambiar repentinamente y es necesario traer la planta. En tales casos, hay que acelerar el proceso de aclimatación. Esto se puede hacer tratando de mantener los mismos niveles de luz y humedad en el interior que en el exterior, pero puede ser difícil. Lo mejor para tener en una situación así es una planta resistente que esté acostumbrada a crecer tanto en interiores como en exteriores. También se puede intentar usar la planta exterior como madre y tomar esquejes para el crecimiento en interior.

Aunque es ideal mantener las plantas de exterior en el exterior y las de interior en el interior, sin duda hacer la transferencia puede valer la pena.