Todo tiene un comienzo. Las semillas de cannabis, como todas las semillas, deben someterse al proceso de germinación antes de que puedan convertirse en una planta.

Las semillas de cannabis requieren las condiciones adecuadas para brotar.

Sin la temperatura adecuada, el nivel de humedad o la saturación de oxígeno, las semillas de cannabis no van a germinar. 

Hay 4 elementos principales que influyen en las tasas de germinación de las semillas de marihuana.

Agua

El agua es el actor clave en el proceso de germinación de las semillas de marihuana. La capa exterior de la semilla de cannabis actúa como una cubierta protectora que proporciona una defensa doble: previene el daño al embrión interno y evita que la humedad mínima de la germinación sea prematura.

Sin embargo, si la semilla de marihuana está saturada de agua, eventualmente absorberá la humedad y comenzará el proceso de germinación.

Oxígeno

Una vez que el embrión se activa a través de la saturación de agua, requiere oxígeno para iniciar el proceso de respiración. El oxígeno alimenta la respiración, que desbloquea los alimentos almacenados dentro del embrión.

Energía

Después del proceso de respiración, el embrión consume las reservas de alimentos, lo que a su vez produce energía. La energía es el producto necesario que impulsa la etapa de germinación hacia adelante.

Calor

Incluso si las semillas de cannabis tienen acceso a agua, oxígeno y energía, todo es en vano a menos que tengan acceso al calor.

Siempre que las semillas de cannabis experimenten 22-25 °C durante el proceso de germinación inicial, brotarán del suelo y extenderán sus hojas primordiales bajo el sol o la luz artificial.

¿Qué buscar antes de germinar semillas de marihuana?

Semillas de marihuana dañadas

Comprar semillas de cannabis feminizadas o autoflorecientes a un banco de semillas confiable, ya sea online o en un local, es la mejor manera de adquirir genéticas de primera.

Sin embargo, es muy importante revisar cada semilla para asegurarse de que no haya ningún daño. Si la semilla de cannabis no está dañada, el proceso de germinación será fluido.

La edad de la semilla de cannabis

Es una buena idea anotar la fecha en cada paquete de semillas una vez recibido. Al hacerlo, tendremos una idea más clara de la edad de las semillas. Como todas las cosas, las semillas de cannabis pierden brillo con el paso de los años. 

Y si bien las semillas de cannabis pueden permanecer viables durante décadas, las tasas de germinación disminuyen con el tiempo.

Por lo tanto, solo se deberían germinar semillas que se almacenen adecuadamente durante un máximo de 6 meses.

El color de las semillas de cannabis

Las semillas de cannabis vienen en diferentes tamaños y exhiben varias marcas en la cubierta exterior. Sin embargo, el color de la semilla es un excelente indicador que representa la madurez de la semilla.

En otras palabras, las semillas de color verde claro a blanco pálido son inmaduras y probablemente no viables. Por lo tanto, lo mejor es asegurarse siempre de que las semillas de cannabis tengan un color marrón claro a oscuro antes de la germinación.

Una vez que la semilla germine y vemos el brote, la vamos a trasplantar. y si bien esto es tan simple como hacer un orificio en el sustrato y poner la semilla para luego tapar suavemente, muchos cultivadores cometen errores a la hora del primer “riego”.

Tip: Evitar volcar agua sobre la semilla recién plantada, ya que esto puede alterar su colocación. Lo ideal es humedecer con cuidado con solo 1 o 2 cucharadas de agua la parte superior de la semilla que anteriormente tapamos con un poquito de sustrato. Una vez humedecido el sustrato, colocar las semillas bajo una buena fuente de luz y mantenerlas calientes. Después de otras 48 horas, debería emerger un brote, y ya tenemos una futura planta de cannabis.