Cuando decidimos que vamos a hacer un cultivo exterior tenemos que tener en cuenta la ubicación de nuestras plantas para evitar la contaminación lumínica tanto en el proceso de crecimiento como en el de flora.

Se denomina contaminación lumínica cuando un flujo luminoso de fuentes artificial entra en contacto con la planta durante horas nocturnas. Si la luz afecta directamente a la planta por tiempo prolongado, el cultivo puede sufrir cambios negativos en el proceso de crecimiento y flora.

 

 

Mas vale prevenir que curar, por eso es mejor tener este factor en cuenta antes de plantar o transplantar, en vez de atacarlo una vez que ya este sucediendo. Las luces pueden venir de alguna vecino o de la calle y ese caso te va a ser imposible apagarlas. Si tu cultivo esta en tierra, podes usar una media sobra o una malla de sombreado para protegerlas de noche. Si tus plantas están en maceta, la mejor solución es moverlas a un espacio donde la luz no las afecte.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.