Las plantas de cannabis son dioicas, y se caracterizan principalmente por contar con flores masculinas o flores femeninas. Esto significa que este tipo de plantas no puede reproducirse por sí sola. 

Cuando se trata de cosechar marihuana, lo que suelen priorizar los cultivadores es el cultivo de plantas hembras. La planta hembra no solo produce los codiciados cogollos utilizados tanto para fines medicinales como para recreativos, sino que también tienen una mayor potencia y contenido de THC en comparación con sus homólogos masculinos. Por eso, es muy importante poder identificar plantas de marihuana macho y hembra, para aprovechar al máximo el cultivo.

Los órganos reproductivos se hacen notar con claridad en los principios de floración de la planta de cannabis. Sin embargo, durante la etapa de crecimiento podemos ver algunas caracterizticas que nos pueden dar indicios del futuro sexo de la planta. 

Lo primero que queremos identificar es si la planta es macho, ya que muy probablemente el cultivador busque una cosecha femenina y la aparición de un macho puede arruinar el cultivo entero. 

Una planta masculina, en comparación con una planta femenina de la misma variedad, generalmente tiene un tallo más grueso. Esto se debe a que crece más que las plantas hembra y necesita poder soportar el peso. También tienen menos hojas que las plantas femeninas.

Si se permite que las plantas masculinas polinicen, reducirán severamente la cosecha potencial de las plantas femeninas. Esto se debe a que, una vez fertilizadas, las plantas hembra gastan energía en producir semillas en lugar de THC, lo que lleva a una cosecha más pequeña. Si el cultivo es de interior, seguramente quien cultive va a mirar las plantas con regularidad, y podria revisar las plantas en busqueda de señales que revelen el sexo. 

En general, las plantas macho muestran su sexo 7-10 días (en interior) o 3 semanas (en exterior), antes que las hembras. Este dato es clave, ya que una vez que las plantas se pasan a fotoperiodo (12 horas de luz: 12 de oscuridad) podemos empezar a buscar organos reproductivos de la planta y asi, verificar el sexo. 

Las bolitas que crecen en las uniones del tallo (donde las otras ramas se juntan con el tallo principal) son los principales indicadores de plantas macho. Estas flores liberan polen y deben eliminarse para obtener una mejor cosecha. Las plantas hembra también tendrán estos bulbos, pero también tendrán pelos largos y translúcidos. 

También existen plantas hermafroditas (ambos sexos) y deben ser tratadas como machos. Las plantas de marihuana pueden desarrollar ambos órganos sexuales. Las plantas hermafroditas generalmente son plantas indeseadas y pueden arruinar un cultivo, al igual que una planta macho. 

Las plantas tiene que crecer durante aproximadamente seis semanas para que podamos descubir su sexo con claridad. Las plantas de marihuana, macho y hembra, serán idénticas en las primeras 6 semanas de vida y solo después de que hayan comenzado a desarrollar sus órganos sexuales se pueden diferenciar.

Una buena manera de asegurarse un cultivo femenino es comprar semillas “feminizadas”, que por lo general crean casi un 100 % de plantas femeninas. Sin embargo, hay errores ocasionales, y aún hay que vigilar de cerca las plantas para asegurarse de que no haya machos rebeldes.

En el caso de las plantas hembras, en las uniones donde las ramas se encuentran con el tallo principal, podemos ver pequeños pelos translúcidos, conocidos como pistilos, que salen de un pequeño brote en forma de lágrima metido en la unión. Con frecuencia, también habrá “puntas de crecimiento”, que son nuevas ramas y grupos de hojas que también crecen.

Las plantas masculinas tendrán pequeños brotes (sacos de polen) pero no tendrán los pistilos creciendo fuera de ellos. Las plantas pueden desarrollar tanto sacos de polen como pistilos. Si lo hace, como dijimos anteriormente, es hermafrodita y debe ser tratada como un macho.

Para finalizar, cuando se trata de plantas de cannabis macho, la mayoría de los cultivadores suelen evitarlos a toda costa. Sin embargo, si estás buscando formar tu propia genética o ya no querés comprar semillas, las plantas de cannabis macho pueden ser de gran ayuda, pero para eso hay que aprender sobre polinización y cómo reproducir plantas de cannabis.