Receta simple de manteca de cannabis

Como su nombre lo indica, la manteca de cannabis o “cannabutter” es simplemente manteca infundida con marihuana. Está libre de materia vegetal y contiene los compuestos químicos naturales que contiene la marihuana, como el THC y el CBD.

Por lo general, la manteca de cannabis se usa para hacer comestibles de marihuana, especialmente productos horneados, como brownies, galletitas, y tortas; sin embargo, se puede usar con cualquier tipo de alimento que requiera manteca. Por ejemplo, se puede usar con pastas, untar un poco en la tostada de la mañana, o poner una cucharada encima de un montón de puré de papas.

La buena noticia es que no hace falta ser un chef o un conocedor del cannabis para hacer una buena manteca de cannabis, o “cannabutter”. Solo se necesita estar bien informado, ser  paciente y organizado. Hacer manteca de cannabis es una forma muy eficiente de consumir marihuana. Es discreto, versátil y accesible. 

Algo MUY importante a tener en cuenta es que al consumir cannabis en comestibles se aprovecha el 100% de los cannabinoides (THC/CBD). Cuando se fuma, solo consumimos un 40%, porque el otro 60% se evapora en la combustión. En resumen, pega mucho más. Respeten las medidas, no se pasen y a disfrutar.

Descarboxilación

Cocinar el cannabis triturado antes es una forma de «descarboxilación», lo que permite que se activen el THC, el CBD y otros cannabinoides. Además, permite que los lípidos de la manteca y el aceite se unan fácilmente al cannabis para obtener la mejor infusión.

Lo que vamos a necesitar es:

  • 25 gr de flores de cannabis
  • Un picador o tiveras
  • Una fuente de horno

Los pasos son muy simples. Hay que prender el horno a 110 °C, y meter el cannabis previamente picado o molido (no muy fino) dentro de la fuente de horno, si es de vidrio mejor. 

El tiempo de lenta cocción es de 20 a 45 minutos. Lo ideal es ir mirándola y moviéndola cada 15 minutos. 

Ahora la manteca

Vamos a necesitar:

  • 250gr de manteca
  • 1/2 litro de agua
  • Una olla
  • Un recipiente de vidrio apto baño maria
  • El cannabis previamente descarboxilado
  • Paño de tela o colador de malla fina

Consejito: en la próxima cosecha, todo lo que “sobra” y tiene resina se guarda para este tipo de usos.

Ponemos el agua a hervir, y en un recipiente arriba de la olla colocamos la manteca. Una vez que se derrite, agregamos el cannabis. Es clave revolver por media hora para que la resina se despegue de la flor y quede en la materia grasa, el calor va ayudar a continuar con el proceso de descarboxilación, lo que va a hacer que los cannabinoides se activen. 

Por último, vamos a colar la manteca, pasarla a un recipiente y dejar enfriar por mínimo, 6hs. Se puede usar para cocinar otras recetas o para untar en la tostada del desayuno y arrancar con toda el día.

Pero, ¿qué pasa si sos vegano? Te traemos una opción supersimple para hacer tu manteca vegana, ¡al horno! Vas a necesitar 15 gramos de cannabis triturado, una taza de aceite de coco y una fuente de vidrio para horno. Descarboxilamos la marihuana primero. Picamos bien el cannabis descarboxilado y a la misma fuente le agregamos el aceite de coco. Con el horno a 110 °C, cocinamos la marihuana previamente descarboxilada y triturada junto al aceite de coco por 3 horas, revolviendo cada media hora más o menos. Al final de las 3 horas, el aceite adquiere un tinte verde-amarillo claro que nos indica que está listo para retirar del horno.

Por último, colamos con un colador bien finito, de tela, malla metálica o hasta un colador de té.  Guardamos el frasco en la heladera una vez que este frío. Se puede usar igual que la manteca animal para cualquier tipo de preparación que requiera manteca.

 

Mirá nuestras últimas notas 😎