Además de los términos comunes relacionados con el cannabis, como cannabinoide, índica y sativa, es posible que encontrarse una palabra que se usa con menos frecuencia: terpenos. Estos son otro compuesto que se encuentra en el cannabis.

Pero, ¿qué son los terpenos? ¿Y qué tan importante es saber qué tipos y concentraciones hay en el cannabis antes de comprar un producto?

Los terpenos son compuestos químicos naturales que se encuentran en plantas y algunos animales. Son responsables de los aromas, sabores e incluso colores asociados con varios tipos de vegetación. En términos de cannabis, los terpenos son los que hacen que ciertas cepas huelan o sepan diferente de otras.

También se pueden procesar para producir productos, como solventes de limpieza, pesticidas y tintes. Algunos incluso tienen propiedades terapéuticas.

Si bien casi todas las plantas contienen terpenos, algunas de las fuentes más comunes incluyen:

Canabis

Hierbas aromáticas, como la salvia y el tomillo

Frutas cítricas

Se cree que los terpenos protegen a las plantas de las inclemencias del tiempo y de los depredadores. En cuanto a lo que hacen en los humanos, sigue siendo un misterio. Pero tanto los investigadores como los consumidores de cannabis están considerando cada vez más los terpenos como una forma de clasificar los productos de cannabis y predecir sus efectos.

La hipótesis principal es que el perfil de terpenos (los terpenos dominantes) de una cepa funcionan en conjunto con el contenido de cannabinoides (la cantidad de tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD) y otros cannabinoides) para producir los efectos que las personas asocian con diferentes cepas.

Por ejemplo, podrían explicar por qué dos cepas diferentes con el mismo nivel de THC producen experiencias tan diferentes.

Los terpenos no te harán sentir drogado en el sentido tradicional. Aún así, algunos se consideran psicoactivos, porque afectan el cerebro.

Si bien los terpenos no son intoxicantes por sí solos, algunos piensan que pueden afectar los efectos del THC, el cannabinoide responsable de la sensación de euforia del cannabis.

Muchos conocedores y aficionados al cannabis dicen que los consumidores ponen demasiado énfasis en el contenido de THC al elegir una variedad. En cambio, recomiendan centrarse más en ciertos perfiles de terpenos para obtener los efectos deseados.

Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que algunos terpenos podrían tener beneficios potenciales para ciertas afecciones de salud mental, como la ansiedad, la depresión y el trastorno bipolar.

El THC y el CBD son solo dos de los más de 100 cannabinoides que se encuentran en el cannabis, sin embargo, son los dos cannabinoides más abundantes y mejor estudiados.

Tanto los cannabinoides como los terpenos pueden darnos algunas pistas sobre qué esperar de un producto de cannabis, pero son dos compuestos diferentes.

Dicho esto, todos parecen interactuar entre sí en lo que los expertos llaman el “efecto séquito”. Esta es la hipótesis de que el “espectro completo” del cannabis, incluidos todos los cannabinoides, terpenos y otros compuestos que se encuentran en el cannabis, funcionan de forma sinérgica para producir las sensaciones y los efectos del cannabis.

En otras palabras, es una hipótesis de que un poco de todo se pueden tener más beneficios que mucho de una sola cosa.

Un estudio de 2010, por ejemplo, mostró que una combinación de CBD y THC era más eficaz para controlar el dolor que el THC solo.

Es importante tener esto en cuenta si estamos usando CBD con fines terapéuticos. Si usamos un aislado de CBD (un producto que contiene solo CBD) y descubrimos que no tiene el efecto deseado, podría valer la pena probar un producto de CBD de espectro completo, que también contendrá terpenos y otros cannabinoides, incluidas pequeñas cantidades de THC.

Hay alrededor de 400 terpenos conocidos en el cannabis, pero los expertos solo han relacionado un puñado de ellos con efectos específicos.

Algunos terpenos comunes y sus efectos potenciales:

Beta-cariofileno: Un ingrediente importante en el clavo, el romero y el lúpulo, el beta-cariofileno podría ser beneficioso para controlar los síntomas de la ansiedad y la depresión.

Beta-pineno: Cualquiera que camino por un bosque de coníferas, conoce el olor del beta-pineno, que también podría tener propiedades antidepresivas y anticancerígenas.

Humuleno: Este terpeno se encuentra en el ginseng, que se ha utilizado durante mucho tiempo en la medicina popular por sus efectos energizantes.

Limoneno: Uno de los terpenos más comúnmente encontrados, el limoneno tiene notas cítricas distintas y puede tener potencialmente propiedades anticancerígenas. En ratones, se ha demostrado que tiene propiedades contra la ansiedad.

Linalol: Los amantes de la lavanda como aromaterapia pueden querer buscar cannabis con linalol, que puede ayudar a aliviar el estrés.

Mirceno: Encontrado en los mangos, el mirceno tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas y también podría tener efectos sedantes.

Hay que tener en cuenta que gran parte de la investigación sobre los terpenos aún se encuentra en las primeras etapas. Se necesitan más estudios de alta calidad en humanos para comprender completamente los impactos en la salud de los diferentes perfiles de terpenos.

Te puede interesar…