El CBD (Cannabidiol) es unos de los 545 compuestos que, hasta el día, se encontraron en la planta de cannabis. Dentro de los denominados canabbinoides, se encuentran el CBD y el THC, entre otros. El THC tiene componentes psicocativos pero el CBD no solo no los tiene, sino que contrarresta los del THC.

Nuestro cerebro, la medula espinal y el sistema nervioso periférico alojan los receptores naturales CB1 y CB2 que interactúan con los cannabinoides. Esta reacción, activa y estimula las respuestas naturales que el cuerpo tiene ante el estrés, la ansiedad y el dolor. La homeostasis es un fenómeno de autorregulación de las funciones corporales y se comprobó que el CBD ayuda a este proceso natural del cuerpo.

La oferta y la demanda en el universo cannabico supo interesarse por variedades de marihuana que tuviesen algo porcentaje de THC impulsado por la búsqueda de los efectos psicoactivos de la planta. Pero hace rato el interés muto y si bien se siguen consumiendo plantas con alto contenido de THC, los beneficios del CBD son cada vez mas aclamados.

El CBD tiene muchísimas cualidades terapéuticas. Actúa ante el estrés, la depresión y las enfermedades mentales. Es un neuroprotector y relajante muscular, por lo que se recomienda (siempre por profesionales) para tratar convulsiones y como tratamiento paliativo para tratar el dolor corporal y otros síntomas de malestar. 

 

 

El dolor afecta a más personas que el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas combinadas. Para quienes viven con dolor crónico o agudo, encontrar un método seguro y eficaz para controlarlo es una preocupación clave. Los analgésicos de uso común incluyen acetaminofeno y opioides. Muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios o conducen a una dependencia derivada del uso prolongado.

El CBD ayuda a reducir el dolor de varias formas. Estimula el sistema endocannabinoide del cuerpo, que es en parte responsable del estado de ánimo, la memoria y cómo se experimenta el dolor. Estudios muestran que el CBD inhibe los niveles de glutamato en el cerebro y la médula espinal, lo que puede estar asociado con un aumento de las sensaciones y la transmisión del dolor. El CBD mejora la señalización de anandamida en el cerebro. A menudo se hace referencia a la anandamida como la “molécula de la alegría” y los niveles saludables de la misma están relacionados con sentimientos de bienestar y felicidad.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.