El pH es una medida universal de cuán ácida o básica es una solución. Una solución ácida tiene muchos iones de hidrógeno (H +) y una solución básica tiene muchos iones de hidróxido (OH–). Una solución equilibrada en estos iones se considera neutral. Confusamente, un mayor potencial de hidrógeno (más iones de hidrógeno disponibles) nos va a dar un pH más bajo.

Un ion de hidrógeno combinado con un ion de hidróxido produce H2O, que  es la fórmula química del agua. El agua pura cae en el punto medio de la escala de pH y se considera una solución neutral.

Una escala de pH es logarítmica. Tiene 14 puntos, cada uno de los cuales representa un aumento de diez veces en la basicidad. Una solución con un pH de 4 tiene 100 veces más iones de hidrógeno que un pH de 6.

Las células del cuerpo humano tienen un pH relativamente neutro de alrededor de 7,4, al igual que la mayoría de los seres vivos. Así como no nos preocupamos por mantener el pH dentro de nuestros propios cuerpos, el pH celular interno de nuestras plantas no es una preocupación. El pH suelo, sin embargo, es una prioridad.

Para comprender mejor el pH del suelo, puede ser útil pensar en el suelo como un líquido. Muchos de los nutrientes en el suelo son solubles en agua y se disuelven en el suelo. Esto ayuda a mantener los nutrientes móviles y le da al suelo un pH general.

 

 

El pH del suelo está determinado por los compuestos químicos en el suelo, ya sean ácidos o básicos. Las moléculas formadoras de ácido comunes en el suelo son hidrógeno, aluminio y hierro. Las moléculas formadoras de bases comunes son calcio, magnesio, potasio y sodio. Como siempre decimos, estos son algunos de los principales macronutrientes y micronutrientes necesarios para que las plantas crezcan fuertes y sanas.

El cannabis requiere un rango de pH alrededor del valor neutral de 6.0-6.5 para que pueda asimilar nutrientes del medio de cultivo. Por lo tanto, en cualquier cultivo, el pH del agua debe controlarse y ajustarse adecuadamente. Como dijimos antes, una diferencia de punto completo en el pH representa un aumento de diez veces en acidez o alcalinidad.

Un pH por debajo de 6.0 puede desencadenar una deficiencia de calcio que resulta en puntas de raíz quemadas y manchas negras en las hojas. Un pH por encima de 7.0 causa una deficiencia en hierro que resulta en hojas cloróticas y amarillamiento de las venas. La asimilación de todos los nutrientes principales y secundarios requeridos por el cannabis para un crecimiento y floración saludables puede verse seriamente afectada por un pH incorrecto. Los más afectados son el fósforo, el potasio, el magnesio, el calcio, el hierro y el manganeso.

Si necesitas un regulador de pH lo podes conseguir acá: https://www.cosechalibre.com/?s=ph&post_type=product

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.