La leche de marihuana o ‚Äúcannamilk‚ÄĚ es una manera diferente de consumir marihuana. Se puede tomar directamente o utilizar como ingrediente en otras recetas de marihuana. En ese sentido, entonces, es un m√©todo muy vers√°til para el consumo, ya sea de manera recreativa o medicinal.

Como su nombre indica, la leche de cannabis es una leche con infusión de cannabis. De hecho, la leche de cannabis es muy similar a otros comestibles, como la manteca de cannabis o el té de cannabis.

Si bien esta es una receta fácil de preparar, no es tan simple como mezclar leche con cannabis y nada mas. La marihuana no funciona así porque el cannabis crudo directamente de la planta no es psicoactivo.

Esto se debe a que el cuerpo no puede procesar la materia prima de la planta de manera que los cannabinoides entren en el torrente sanguíneo y en el cerebro, donde tienen el mayor efecto. Para que el cannabis haga efecto y se aprovechen sus compuestos químicos es necesario descarboxilar.

Otro dato interesante a tener en cuenta es que cuando se trata de infusiones, cuanto más alta sea la grasa, más potente será la leche o manteca cannabica. Los cannabinoides como el THC, el CBD, el CBG y el CBN se absorben en la grasa mucho más fácilmente que otros líquidos (con la excepción del alcohol y algunos productos químicos, como los hidrocarburos). Cuanta más grasa haya en la leche, más cannabinoides se absorberán y permanecerán en el producto final.

Por otro lado, es importante saber que se pueden utilizar otras alternativas de la leche animal como la leche de soya, leche de almendras y leche de coco, entre otras. Si queremos probar una de estas opciones veganas/vegetarianas, debemos elegir una alternativa que ofrezca al menos tres gramos de grasa por porción. Eso facilitará la absorción de cannabinoides y hará que el producto final sea potente.

Ingredientes

7-10 gramos de tu variedad de marihuana preferida

2 tazas de leche

Bandeja para hornear

Papel manteca

Picador o grinder

Cacerola grande

Batidor de mano

Colador de malla fina

Recipiente de almacenamiento con tapa

Termómetro de cocina

Instrucciones

Primero vamos a picar o moler el cannabis previamente descarboxilado en pedazos peque√Īos y colocarlos en en una cacerola grande. Una vez que encendemos la hornalla, vamos a agregar la leche y batir los dos ingredientes juntos. El fuego debe estar bajo y necesitamos controlar la temperatura con el term√≥metro de cocina hasta que alcance los 100 grados Celsius. A partir de ah√≠, hay que mantener esta temperatura durante 45 minutos, revolviendo la mezcla cada cinco minutos m√°s o menos.

Después de 45 minutos, retirar la cacerola del fuego y dejar que la leche de cannabis se enfríe a una temperatura ambiente. Colar lentamente la leche de cannabis al recipiente de almacenamiento elegido. Podemos colar más de una vez para asegurarnos que no quede materia vegetal. Guardar la leche de cannabis recién hecha en un recipiente tapado en el refrigerador.

Independientemente de c√≥mo se elija consumir la leche de cannabis, es importante comenzar con una dosis peque√Īa, tomarla de a poco y esperar con paciencia los efectos. Este consejo aplica a todos los comestibles, ya que pueden tardar hasta una hora en hacer efecto. Cuando los comestibles pegan, pegan fuerte, por eso siempre es mejor consumirlos en peque√Īas dosis y de a poco. 

Para una leche cannabica de lata calidad, lo ideal es utilizar cogollos o marihuana de alta calidad. Si utilizamos cogollos de baja calidad, obtendremos un producto final de baja calidad. Ese producto final de baja calidad puede disminuir el efecto psicoactivo o medicinal final.

¬ŅQu√© efectos tiene la leche de marihuana?

Cuando los cannabinoides presentes en la marihuana se disuelven en la grasa de la leche, pueden tener ciertos efectos en el organismo. Aunque la información disponible sobre los efectos específicos de la leche de marihuana es limitada, se pueden esperar algunos efectos similares a los de consumir cannabis de otras formas.

Al beber leche de marihuana, los efectos pueden variar dependiendo de la cantidad de cannabis utilizado, la variedad de la planta y la tolerancia individual. Algunos posibles efectos incluyen efectos psicoactivos, como euforia, relajación, alteración del estado de ánimo y aumento del apetito, especialmente si la leche contiene suficiente THC.

Además, la leche de marihuana puede tener efectos sedantes y contribuir a un estado de relajación y calma, especialmente si contiene altos niveles de CBD, un cannabinoide conocido por sus propiedades relajantes. Asimismo, tanto el THC como el CBD tienen propiedades analgésicas, por lo que la leche de marihuana podría ayudar a aliviar el dolor en ciertos casos.

¬ŅCu√°l es la dosis de leche de canabis?

No hay una dosis est√°ndar o universalmente recomendada para la leche de cannabis, ya que la concentraci√≥n de cannabinoides puede variar seg√ļn la cantidad y la calidad del cannabis utilizado en la infusi√≥n. Adem√°s, la tolerancia individual y los objetivos personales tambi√©n influyen en la dosificaci√≥n adecuada. Es importante recordar que el consumo de leche de cannabis puede tener efectos psicoactivos y medicinales, por lo que es recomendable comenzar con dosis bajas y ajustar gradualmente seg√ļn los efectos deseados y la respuesta individual.

Si decides preparar leche de cannabis en casa, es aconsejable comenzar con una peque√Īa cantidad de cannabis y evaluar su potencia antes de aumentar la dosis. Un enfoque com√ļn es utilizar alrededor de 1 gramo de cannabis por cada 250 ml (1 taza) de leche. Sin embargo, esta proporci√≥n puede variar seg√ļn la tolerancia y los objetivos individuales.

¬ŅC√≥mo hacer leche de marihuana con hojas frescas?

Preparar leche de marihuana utilizando hojas frescas de cannabis es un proceso similar al de la leche de marihuana con cogollos, pero ten en cuenta que las hojas tienen niveles más bajos de cannabinoides en comparación con los cogollos. A continuación, te proporciono una receta básica para hacer leche de marihuana con hojas frescas:

Ingredientes:

  • 15-20 gramos de hojas frescas de cannabis
  • 1 litro de leche entera
  • 1 cucharadita de lecitina de soja (opcional, ayuda a aumentar la absorci√≥n de cannabinoides)

Instrucciones:

  1. Lava bien las hojas frescas de cannabis para eliminar cualquier suciedad o residuos.
  2. Pica finamente las hojas de cannabis.
  3. En una olla, calienta la leche a fuego medio-bajo hasta que esté caliente pero no hirviendo. Evita que la leche hierva para no degradar los cannabinoides.
  4. Agrega las hojas de cannabis picadas a la leche caliente y remueve bien.
  5. Deja que la mezcla de leche y cannabis se caliente a fuego bajo durante aproximadamente 1 hora. Remueve ocasionalmente para evitar que se pegue en el fondo de la olla.
  6. Si decides utilizar lecitina de soja, agrega 1 cucharadita durante los √ļltimos minutos de cocci√≥n y remueve bien.
  7. Retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe.
  8. Una vez que la mezcla esté completamente fría, cuela la leche de marihuana utilizando un colador de malla fina o una gasa para separar las hojas de cannabis. Exprime bien las hojas para extraer toda la leche.
  9. Transfiere la leche de marihuana colada a un recipiente hermético y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para ser utilizada.

Recuerda que la leche de marihuana preparada con hojas frescas tendrá una concentración más baja de cannabinoides en comparación con la leche preparada con cogollos. Por lo tanto, es posible que los efectos sean menos pronunciados